Es urgente la ayuda humanitaria para Myanmar (Birmania)

Señala la Iglesia católica en el país afectado por el ciclón

| 1103 hits

ROMA, viernes, 9 mayo 2008 (ZENIT.org).- Según fuentes de la Iglesia católica de Myanmar (Birmania), citadas por Caritas Internacional, las necesidades más urgentes para la población son asistencia médica, comida, agua y refugio, tras el devastador ciclón Nargis.

El temporal azotó la región del delta del río Irrawaddy, el pasado sábado día 3 de mayo, y el balance provisional de víctimas ascendía este jueves a 22.000 personas, mientras todavía hay algunas regiones del país aisladas y son 40.000 los desaparecidos. Se teme que el balance definitivo sea mucho mayor, y ya ahora es el más alto en catástrofes por ciclones, desde el 1991. 

Caritas Internacional está coordinando las iniciativas de ayuda de sus 162 miembros nacionales, creando un equipo compuesto por miembros de varios países,  con una fuerte participación local. En el operativo de respuesta hay miembros de las Caritas de Asia.

Caritas está trabajando para ayudar a la Iglesia de Myanmar y la población birmana. Para empezar, está intentando facilitar alimentos, agua limpia, tiendas para el alojamiento provisional y asistencia médica, a través de agencias asociadas. Según algunos cooperantes de la Iglesia de Myanmar, que han visitado las zonas más afectadas: «La situación es dramática y estamos muy preocupados por el sufrimiento de la gente».  

En un mensaje a los miembros de la red Caritas, un cooperante de la Iglesia local afirma: «Nuestro país está de luto por sus 22.000 víctimas y seguimos contando... Millares de personas han desaparecido y más de un millón se han desplazado».

«La magnitud de la desgracia es abrumadora -añade--, para un país tan pobre como el nuestro. Mientras la naturaleza ha dejado a su paso sólo devastación, resulta difícil el acceso a los damnificados».

«Llegan lentamente cifras del balance de pérdidas y necesidades -afirma este cooperante--. Comida, agua y refugio son las necesidades prioritarias. Millares de personas también necesitan urgentemente asistencia médica. Como Iglesia, estamos intentando ayudar a los damnificados, con todos los medios a nuestro alcance. Es estas horas de tristeza, nos animan las manifestaciones de apoyo de nuestros amigos extranjeros y damos las gracias a todos ellos, por su disponibilidad y solidaridad».

«Caritas está siempre allí, antes, durante y después de una emergencia, ayudando a la gente a reconstruir su propia vida», afirma la organización humanitaria católica.

El presidente de Caritas internacional, el cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga en e que reconoce: «La gente de Myanmar está afrontando una terrible crisis humanitaria. El mensaje que les envía nuestra red global es que no están solos. Han afluido a nuestras oficinas mensajes de apoyo de todo el mundo». 

«Los birmanos deberían saber que estamos haciendo todo lo que podemos para asegurar que lleguen los esfuerzos de ayuda internacional. Estamos recibiendo mensajes muy positivos del Gobierno de Myanmar sobre su necesidad de ayuda internacional. Esperamos que esto permitirá a las organizaciones no gubernamentales tales como la nuestra acceder a las áreas afectadas».

«Los miembros de Caritas tienen experiencia en la región en cuanto a responder a crisis humanitarias similares. Sabemos de pasadas emergencias como el tsunami y el ciclón Sidr en Asia que llevar agua potable, recursos médicos, alimentos y cobijo a la zona del desastre rápidamente puede evitar una segunda oleada de muertes por enfermedad y exposición. Caritas está lista para usar esta experiencia para ayudar a los supervivientes en Myanmar lo más rápido posible».