España a la baja: menos matrimonios, menos niños

Las asociaciones familiares insisten en que se tomen medidas urgentes

| 1954 hits

MADRID, jueves 24 de junio de 2010 (ZENIT.org).- En el año 2009 hubo un 10% menos de matrimonios y un 5% menos de niños en España, según datos publicados esta semana por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Las asociaciones por la familia piden al actual Gobierno un “cambio de rumbo” antes de que sea demasiado tarde.

Tras unos diez años de ligeros incrementos en la tasa de natalidad (aunque sin superar en ningún caso la tasa de reposición generacional), en el año 2009 los nacimientos volvieron a caer, según los datos publicados por el INE el pasado martes 22 de junio.

Según el INE, este descenso “fue resultado del efecto combinado de una reducción progresiva del número de mujeres en edad fértil y de una menor fecundidad”, incluso entre los inmigrantes (un 6% menos de nacimientos).

La tasa de nacimientos de 2009 se sitúa por tanto en el 1,40 niños nacidos por mujer fértil, con un total de 10,72 nacimientos por cada mil habitantes, de los que uno de cada cinco son hijos de inmigrantes.

Sin embargo, el Instituto de Política Familiar, entidad de investigación privada presidida por Eduardo Hertfelder, advierte que estos datos son más preocupantes que los que ha publicado el Gobierno: el número de abortos quirúrgicos realizados el año pasado (sin contar los químicos, es decir, los provocados por la píldora) no ha disminuído.

Aunque el Ministerio de Sanidad da a conocer las cifras oficiales de abortos con meses de retraso, el IPF afirma que según sus propias estadísticas, el número de abortos en España, en el mejor de los casos, se ha mantenido en 2009.

Según los datos que maneja el IPF, “2009 se cerrará con un número de abortos muy similar a los que se realizaron en 2008”, es decir, “en torno a los 116.000 que, sumados a los 492.931 nacimientos que llegaron a buen fin, significa que el año pasado se produjeron en España 608.743 embarazos”.

“Esto implica que, el 19% de las gestaciones, aproximadamente una de cada cinco, acabaron en un aborto quirúrgico. Una sangría inadmisible en una sociedad con un claro déficit de natalidad que sería ya completamente insostenible sin los nacimientos de madres extranjeras”.

Irresponsabilidad

Lo grave de estos datos, señala el IPF, “es que todo esto sucede sin que la 'reforma Aído' (la nueva ley del aborto, que pasa de considerarlo un delito despenalizado a un derecho reproductivo) haya entrado aún en vigor, lo que ocurrirá el próximo 5 de julio”.

Cuando la nueva ley entre en vigor, “número de abortos se disparará, hasta el punto de que las previsiones siempre ajustadas del IPF calculan que en 2015 se alcanzarán los 150.000 abortos anuales, por encima de Francia o Reino Unido”.

Para el IPF es “sorprendente” el “empeño del Gobierno en incentivar el aborto hasta convertirlo con la nueva ley en un derecho de la mujer que se sitúa muy por encima, y en contra de la doctrina del Tribunal Constitucional, por encima del derecho a la vida del no nacido”.

De hecho, más de 60 asociaciones pro-vida españolas han convocado una manifestación ante el Tribunal Constitucional, para exigir que se resuelva lo antes posible el recurso de inconstitucionalidad presentado por la oposición (Partido Popular) contra la ley.

Esta protesta está convocada por el Foro Español de la Familia, cuyo presidente, Benigno Blanco, pide al Gobierno que “reaccione a tiempo y de marcha atrás a la nueva ley del aborto que provocará una disminución aún mayor a la actual de índice de natalidad”.

Para el Foro, “lo razonable en España sería plantear políticas activas de apoyo a la familia y a la natalidad y no más aborto”.

Menos matrimonios

Otro de los datos preocupantes presentados por el INE el pasado martes es la fuerte caída de la nupcialidad, dato que también podría haber empeorado gravemente si no fuese por la presencia de los inmigrantes.

Según el Instituto Nacional de Estadística, de los casi 37.000 matrimonios celebrados en 2009, en el 21,3% del total uno de los cónyuges era extranjero, mientras que en el 21,1% de los casos, ambos cónyuges eran extranjeros.

La única tasa de nupcialidad que aumentó fueron las de personas del mismo sexo, casi 3.500.

Para las asociaciones, la única solución es plantear “políticas activas de apoyo a la familia y a la natalidad”.

Benigno Blanco, presidente del FEF, afirma que “otros países europeos como Francia, Alemania o Gran Bretaña están caminando ya en esta línea pues son muy conscientes de que la existencia de familias sólidas garantizan beneficios sociales muy relevantes ahorrando al Estado las ingentes cantidades que todos los países europeos están gastando en suplir a la familia cuando ésta fracasa”.

El FEF advierte que los efectos del fracaso de la familia son ya evidentes en España: “el empobrecimiento femenino (el paro femenino, con un 18.4%, es el mas alto de Europa que sitúa su media en el 9.6%, según Eurostat)”.

También aumenta el número de “niños que carecen del ambiente idóneo para su desarrollo y educación, personas dependientes que quedan a cargo de las administraciones públicas ante la ausencia de una familia que las acoja”.

Este fracaso está provocando una “ruptura del equilibrio demográfico entre generaciones que hace tambalear los pilares del Estado de Bienestar basado -como ha sucedido con la caída de la natalidad-- en la solidaridad intergeneracional”.

“Es ya abrumadora –prosigue el presidente del Foro de la Familia- la literatura sociológica, jurídica y psicológica que acredita que la familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer abierto a la vida y estable en el tiempo es la solución más sostenible para gran parte de los problemas sociales de nuestra época, también para la recuperar el índice de natalidad”.

Más ayudas

El Foro de la Familia propone ayudas reales y eficaces para la familia y la mujer embarazada para paliar la caída de nacimientos, precismante cuando el Gobierno, en su plan de recortes presupuestarios, acaba de eliminar las pocas ayudas directas que se concedía hasta ahora a las familias: el llamado “cheque bebé” y la ayuda por hijo a las familias con rentas bajas.

Esta es también la reivindicación de otra importante asociación, la Federación Española de Familias Numerosas (FEFN), que representa a un millón de familias con tres o más hijos.

Para el FEFN, la caída de la natalidad es "la muestra evidente de que en España no se está atendiendo a la familia como merece, no se está otorgando a la natalidad la suficiente importancia y vamos a empezar a pagarlo, a pesar de llevar años advirtiendo de las consecuencias de tener una población envejecida".

"Un descenso de la natalidad es una circunstancia negativa en cualquier momento, pero mucho más en medio de una crisis económica como la que se está viviendo, ya que la economía, el empleo, van a tardar en recuperarse", afirmó la presidenta del FEFN, Eva Holgado, al hacerse públicos los datos del INE.

Por Inma Álvarez