España: Caritas insta a dar más fondos públicos a los más vulnerables

Los obispos donan a la organización humanitaria cuatro millones de euros

| 1473 hits

MADRID, viernes 18 de febrero de 2011 (ZENIT.org). La Asamblea General de Caritas española alertó sobre los serios efectos que el impacto de la crisis está teniendo en el trabajo diario de la institución y denunció “la escasa respuesta de los servicios públicos, la aplicación de nuevos recortes sociales y el insuficiente alcance de las políticas sociales a la hora de atender los derechos básicos de los ciudadanos más golpeados por la crisis económica”.

En una declaración final, presentada este miércoles en Madrid, la Asamblea General --celebrada del 28 al 30 de enero en El Escorial- recuerda “la obligación de los poderes públicos de aumentar los recursos de los servicios sociales para las personas más vulnerables”.

Y advierte que "la acción de ayuda que podemos realizar desde Caritas tiene unos límites que ya están superados y que, dado el recorte en los recursos públicos, lo serán aún más”.

Esta denuncia fue formulada este miércoles en Madrid por el secretario general de Caritas española, Sebastián Mora, durante una rueda de prensa celebrada en la sede de la institución. Esta cita informativa contó también con la presencia del obispo secretario general de la Conferencia Episcopal Juan Antonio Martínez, quien hizo entrega al presidente de Caritas, Rafael del Rio, de un donativo por importe de cuatro millones de euros, aprobado por la Asamblea Plenaria del episcopado el pasado mes de noviembre.

Este es el tercer año consecutivo que la Conferencia Episcopal decide donar un porcentaje de su Fondo Común Interdiocesano a los programas de respuesta a la crisis desarrollados por las distintas Caritas diocesanas de todo el país. La cantidad entregada este año a Caritas duplica la concedida el año anterior.

Como señaló monseñor Martínez, “se trata de un pequeño gesto que queremos que sea entendido como signo y estímulo para la generosidad de las personas que colaboran con Caritas, y como una llamada a que siga incrementándose la generosidad y la colaboración” con esta institución.

“Caritas –recordó- es la Iglesia en su función y servicio de solidaridad cristiana. No es una ONG al uso, sino la Iglesia misma que ejerce la caridad”.

Tanto el presidente como el secretario general de Caritas agradecieron a monseñor Martínez su presencia en la sede de la institución y “el significado profundo de un acto con el que mostramos de manera simbólica que más que nunca la Iglesia entera está comprometida con nuestros hermanos más humildes y que la opción preferencial por los más pobres, que brota del Evangelio”.

Sebastián Mora, además de subrayar los temas principales de la declaración final, aportó algunos datos que hablan de la gravedad de la actual situación, como que el número de hogares con todos sus miembros activos en paro se sitúe ya 1.328.000; que la tasa de paro juvenil esté próxima al 50 %; que el índice de pobreza relativa esté en un 20,8%; y que pobreza infantil afecte a uno de cada cuatro niños.

“Esta realidad –aseguró el secretario general de Caritas- se ve agravada por los recortes en la protección social, no sólo a nivel estatal sino en las comunidades autónomas y ayuntamientos, que afectan directamente a la atención social de las personas y colectivos más vulnerables y al incremento del número de personas que vienen derivadas de los servicios sociales municipales a nuestros proyectos”.

Se refirió, asimismo, al descenso de partidas en la Ayuda Oficial al Desarrollo, con lo que “parece que la solidaridad de las administraciones públicas con los países del Sur sólo es posible en tiempos de bonanza económica”.

En ese sentido, reclamó a las administraciones públicas, por una parte, el cumplimiento de los acuerdos refrendados en el Pacto de Estado contra la Pobreza firmado el 19 de diciembre de 2007 y, por otra, la firma de un acuerdo marco “por la inclusión social y el empleo de los excluidos más vulnerables”, que contemple la participación de todos los actores sociales.

Sebastián Mora concluyó su intervención con una referencia explícita a la mención que la Asamblea General de Caritas hizo del voluntariado, con motivo del Año Europeo del Voluntariado que se celebra en 2011.

“Para Caritas –afirmó- el voluntariado es parte inherente de su actuar, ya que somos una organización sustentada por voluntarios y voluntarias. Tanto en el vértice de la organización, con un presidente voluntario, como en la base de la misma el voluntariado es savia viva de nuestro proceder”.

Y “si en dos años Caritas ha doblado el número de personas atendidas en atención primaria ha sido gracias al ingente compromiso de los voluntarios y voluntarias”, añadió.

Respecto a la próxima Jornada Mundial de la Juventud, (JMJ), el secretario general indicó que ese encuentro representa “una esperanza para poder mostrar Caritas a los jóvenes como un camino de compromiso profundo y con sentido”.

“La JMJ –concluyó- será un elemento muy importante para esta oportunidad de ofrecer a los jóvenes el compromiso con los más pobres como misión y vocación eclesial”.