España: “Contra el hambre, defiende la Tierra”

Presentada la LI Campaña de Manos Unidas

| 2115 hits

MADRID, viernes, 12 febrero 2010 (ZENIT.org).- Este martes, la organización no guebrnamental de desarrollo Manos Unidas presentó su campaña LI, con el lema “Contra el hambre, defiende la Tierra”. La presidenta de la organización afirmó: “1.020 millones de personas nos exigen actuar contra el hambre, es una cuestión no sólo de justicia sino de fraternidad”.

La campaña se propone trabajar para la consecución del primero y el séptimo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio: “Erradicar la pobreza extrema y el hambre”, y “Asegurar la sostenibilidad medioambiental”, ya que ambos objetivos, dijo Manos Unidas, “están íntimamente relacionados”.

Myriam García Abrisqueta, presidenta de Manos Unidas desde hace unos meses, presentó la campaña a los medios de comunicación afirmando en primer lugar que “acabar con el hambre y la pobreza es el principal reto de esta organización desde su nacimiento, hace ya 50 años, en 1960”.

Sobre los dos objetivos elegidos aclaró que “Manos Unidas no es una organización ecologista ni ambientalista, pero eso no implica que no nos preocupe la degradación que está sufriendo el planeta. Una degradación que lleva consigo un más que evidente deterioro en las condiciones de vida de la gente y, sobre todo, la de los más vulnerables”.

“La deforestación –añadió--, los cultivos masivos destinados a la fabricación de combustibles, los transgénicos, las talas indiscriminadas de los bosques –pulmones de la tierra--, la contaminación de las aguas, los mares esquilmados... todo ello son agresiones al medio ambiente que ya nos están pasando factura y afectando como siempre a los mas desfavorecidos”.

Abrisqueta subrayó que “el número de hambrientos, de personas que cada día se acuestan con el estómago vacío, pensando si comerán al día siguiente, lejos de disminuir, aumenta cada año”. De lo que hagamos cada uno de nosotros, añadió, va a depender el futuro de 1.020 millones de personas que lo exigen “no como una cuestión solo de justicia, sino de la necesidad de alcanzar una auténtica fraternidad”.

“Y por eso vamos a hacer de la protección de la Tierra nuestro objetivo de este año”. “La sostenibilidad medioambiental, y la durabilidad en el tiempo de los proyectos, son una exigencia irrenunciable”, afirmó.

“Hay un dato significativo del por qué hemos hecho de la protección de la tierra nuestro objetivo –explicó--. En Manos Unidas recibimos cada vez con más frecuencia peticiones de ayuda de emergencia: por hambrunas derivadas de la sequía, por inundaciones, por corrimientos de tierra que sepultan viviendas construidas en lugares indebidos, etc. Emergencias derivadas de un sinfín de motivos, pero que tiene todas un nexo común: la naturaleza reclama lo que el hombre le va quitando...”

En este sentido se refirió a la situación de Haití: “¿si Haití no hubiera sido uno de los países más pobres del mundo las consecuencias habrían sido las mismas? La respuesta, claramente, es no. Ese horror del que hemos sido testigos deriva, una vez más, de la injusticia. De un estado empobrecido incapaz de hacer frente a tamaño desastre. Manos Unidas conoce bien Haití, no en vano hemos trabajado allí desde hace treinta años. Y quiero resaltar que lo hemos hecho gracias al apoyo constante de nuestros socios y colaboradores, que, una vez más han tenido una respuesta extraordinaria ante la catástrofe”.

“Como presidenta de Manos Unidas –subrayó--, me comprometo a no traicionar la confianza que tanta gente ha depositado en nosotros. Porque aunque Manos Unidas es una ONG de Desarrollo, interviene en acciones de emergencia y de ayuda humanitaria cuando las circunstancias así lo demandan, por eso hemos estado desde los primeros días… Y seguiremos estando en la fase de reconstrucción, mientras nuestros socios locales nos lo soliciten”.

La presidenta ofreció un avance del ejercicio económico de 2009. La cifra provisional de ingresos del año 2009, pendientes de la Auditoria y de su aprobación por parte de la Asamblea General de Manos Unidas, el próximo mes de mayo, es de 53,7 millones de euros. Los ingresos del sector privado han sido 41,7 millones de euros y los del sector público: 11,9 millones de euros.

El número de socios y colaboradores se situó en 86.728.

En 2009, se aprobaron 692 nuevos proyectos de desarrollo, repartidos de la manera siguiente: Asia, 252; Oceanía, 1; África, 259; América, 180. Por sectores: Agrícola, 92; Educativo, 261; Sanitario, 130; Social, 121; Mujer, 88.

Para concluir, dos invitados explicaron los proyectos de Manos Unidas en sus respectivos países: monseñor  Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, en la República Centroafricana, y Carlos Paz Guevara, director de Caritas San Pedro Sula, en Honduras.

Por Nieves San Martín