España: El cardenal Sistach dice que la reforma de la ley del aborto es positiva

Considera que puede reducir el número de abortos, aunque reconoce que si la norma permite el supuesto de malformaciones los obispos saldrán en contra

Madrid, (Zenit.org) Iván de Vargas | 562 hits

El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, ha asegurado este domingo que la reforma de ley del aborto presentada por el Gobierno es positiva porque “al reducir los supuestos de hecho para los abortos puede reducir el número”, aunque ha reconocido que si esta norma permite el aborto en caso de malformaciones "saldremos en contra”. 

En una entrevista al programa de televisión El Objetivo de La Sexta, el cardenal Martínez Sistach ha explicado que si la norma incluye cualquier supuesto el discurso de la jerarquía eclesiástica “será éste porque la vida es el derecho fundamental primario” y ha recordado que el papa Francisco también ha dicho que “la paz se ve en peligro cuando se falta a la dignidad de las personas, y un aspecto importante es respetar la vida humana del más débil: un feto que está a punto de nacer”. “La ley, por reductiva que sea, es injusta porque hay una vida humana”, ha matizado.

Además, el arzobispo de Barcelona ha considerado que a que los homosexuales “se les tiene que respetar como a cualquier otra persona”, aunque no ha entrado a valorar si son enfermos. “Yo no soy un técnico”, ha dicho el purpurado, que cree que las críticas a las parejas del mismo sexo “vienen porque se da un juicio sobre sus actuaciones concretas. La moral cristiana califica como buenas o malas determinadas cosas, pero no sólo en los homosexuales”, ha aclarado.

También ha revelado que durante su audiencia con el papa Francisco habló de la situación de España, aunque no ha detallado si abordó la propuesta de consulta por parte del Gobierno catalán para pedir la independencia de la Comunidad. “Con el papa he tenido una audiencia larga y hemos hablado de muchos temas. Hay cosas que dependen de católicos y no católicos. Esta es una cuestión que la sociedad tiene que decidir”, ha apuntado.

Para el cardenal Martínez Sistach, el papa Francisco “está trabajando mucho” y no cree que sus actos sean pura fachada. En su labor “hay letra y música. La letra irá llegando, la música es más fácil, pero está haciendo ya gestos importantes y estos gestos llevan una letra”, ha destacado.

El arzobispo de Barcelona ha hablado de la situación de la Iglesia en España y ha reconocido que la jerarquía ha podido equivocarse. “La  gente desearía que fuéramos más coherentes. Los que hablamos tenemos que ser coherentes. Los políticos hablan mucho y ¿qué aplican? Nosotros también predicamos mucho y a veces nos preguntan ¿y qué hacéis?”, ha señalado.

El purpurado catalán ha afirmado que la Iglesia sí está cerca de la gente, aunque ha lamentado que quizá “en la dimensión más social y ética de la economía” no ha dado “un mensaje claro y radical”. “La economía debe estar al servicio de las personas y no al revés”, ha añadido Mons. Martínez Sistach, que cree que en estos años de crisis la Iglesia “hace lo que puede, ayudando y denunciando las cosas que no funcionan”.

Por último, el cardenal arzobispo ha indicado que la iglesia también ha sufrido recortes pues “entra menos dinero para las necesidades pastorales” y sobre el sistema de financiación de la misma ha señalado que el sistema “respeta la libertad religiosa y la voluntad de los ciudadanos” al poder decidir en la declaración de la renta si destinan el 0,7% de sus impuestos a la Iglesia. “El 0,7% no nos da ni para pagar los sueldos de los sacerdotes, que no llegan a 1.000 euros mensuales, no les llega para vivir”, ha concluido.

Monseñor Lluís Martínez Sistach fue creado cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede.

En la Conferencia Episcopal Española ha sido presidente de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, entre 1990 y 2002. Este último año entró a formar parte de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Tarragona y, tras su creación, el 15 de junio de 2004, de la Provincia Eclesiástica de Barcelona. Entre marzo de 2005 y hasta 2011, ha sido miembro del Comité Ejecutivo. Es además presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia desde 2011.