España: Huid de la fornicación

Una carta del obispo de Córdoba levanta ampollas

| 3119 hits

CÓRDOBA, viernes 13 enero 2012 (ZENIT.org).- Una carta pastoral del obispo de Córdoba, España, Demetrio Fernández ha levantado ampollas en la opinión pública española, hasta el punto de que numerosos medios se han hecho eco, en modo sensacionalista, de las afirmaciones del obispo relativas a la educación sexual de los jóvenes.

El título de la carta, tomado de san Pablo, y dirigida a los jóvenes, es sin duda una provocación evangélica: “Huid de la fornicación”.

El obispo, en realidad, comenta la palabra de Dios de la liturgia de este domingo. En su opinión, “parece dirigida especialmente a nuestro tiempo, donde la incitación a la fornicación es continua en los medios de comunicación, en el cine, en la TV, incluso hasta en algunas escuelas de secundaria, dentro de los programas escolares”.

San Pablo –explica el obispo- “se dirige a los corintios, una ciudad portuaria donde había de todo, también de lo malo”.

En el imperio romano, añade, “la honestidad y la castidad fue decayendo y las costumbres entre los jóvenes y adolescentes era en ciertos ambientes, sobre todo deportivos, una depravación”.

San Pablo, dice monseñor Fernández, “se dirige directamente a los jóvenes y les exhorta: 'Huid de la fornicación', y les da una razón de peso: '¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo… que habita en vosotros? No os poseéis en propiedad, porque os han comprado pagando un precio por vosotros' (1Co 6,20)”.

Precisamente, asegura el obispo, “una de las ideas que hoy más se gritan con ansia de libertad es la contraria: 'Yo soy mía/mío, y con mi cuerpo hago lo que quiero'”.

El Evangelio de Jesucristo, según el pastor de Córdoba, tiene repercusiones en todos los ámbitos de la persona, también en el campo de la sexualidad: “La sexualidad humana vista con ojos limpios es el lenguaje y la expresión del amor verdadero, de un amor que no busca sólo su interés y su satisfacción, sino que es donación, entrega. Un amor que busca la felicidad del otro y que está dispuesto al sacrificio y a la renuncia. Un amor que tiene su ámbito y su cauce en el matrimonio estable y bendecido por Dios”, afirma.

E invita a practicar la castidad como una “virtud que educa la sexualidad, haciéndola humana y sacándola de su más brutal animalidad”.

“Me ha llamado la atención –explica el obispo- un libro publicado estos días, en el que una candidata a miss Venezuela explica su experiencia reciente con un título que lo dice todo: 'Virgen a los treinta'. Precisamente no alcanzó el título al que se presentaba por no aceptar la propuesta de la fornicación, que al parecer era una condición (no escrita) del concurso. En ella se ha cumplido esta palabra de san Pablo. Y el libro se ha convertido en bestseller (el más vendido) entre los jóvenes y las jóvenes de su entorno, de nuestro tiempo”.

“Es posible llegar virgen al matrimonio –afirma monseñor Fernández--, aunque el ambiente no sea favorable. Es posible vivir una consagración total, de alma y cuerpo, al Señor como una ofrenda al Señor que beneficia a los demás. Es posible ser fiel al propio marido, a la propia mujer. Más aún, a eso invita la Palabra de Dios en este domingo, huyendo de la fornicación. Y la Palabra de Dios tiene fuerza para que se cumpla en nuestras vidas”.

Para leer la carta completa: http://www.diocesisdecordoba.com/.