España: la consulta independentista en Cataluña, 'moralmente inaceptable'

Los obispos han hablado de manera 'clara' sobre el asunto, dice su portavoz. Diferentes documentos del episcopado apelan a la 'preservación de la unidad como bien común de todos'

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 701 hits

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Mons. José María Gil Tamayo, ha calificado este viernes de “moralmente inaceptable” e “inadmisible” poner en peligro la unidad de España con la consulta independentista anunciada en Cataluña para noviembre de 2014. En este sentido, el sacerdote y periodista ha subrayado la postura del episcopado sobre la unidad de España recogida en varios documentos aprobados en los últimos años en el seno de la CEE.

Citando un documento rubricado por los obispos españoles en 2002, Gil Tamayo ha afirmado que "poner en peligro la convivencia de los españoles negando unilateralmente la soberanía de España sin valorar las graves consecuencias que esta negación podría acarrear no sería prudente ni moralmente aceptable". Asimismo, ha recordado que "pretender unilateralmente alterar este ordenamiento jurídico en función de una determinada voluntad de poder local o de cualquier tipo es inadmisible". En esta línea, ha señalado que "es necesario respetar y tutelar el bien común de una sociedad pluricentenaria".

En declaraciones a la agencia Servimedia, el portavoz de la CEE ha indicado que los obispos han hablado en repetidas ocasiones de manera "clara" sobre el asunto y han apelado a la "preservación de la unidad como bien común de todos". Por ejemplo, en un pronunciamiento de la Comisión Permanente del Episcopado del pasado año, los prelados han destacado que "se debe preservar el bien de la unidad al mismo tiempo que el de la rica diversidad de los pueblos de España".

Preguntado sobre las relaciones entre los pueblos de España, el nuevo secretario general del episcopado se ha referido a la instrucción pastoral "Orientaciones morales ante la situación actual de España". Así, ha apuntado que "ninguno de los pueblos o regiones que forman parte del Estado español podría entenderse tal y como es hoy si no hubiera formado parte de la larga historia de la unidad cultural y política de esta antigua nación que es España". En esa instrucción, los obispos reconocían que las "propuestas políticas encaminadas a la desintegración unilateral de esta unidad nos causan una gran inquietud". Ante estas situaciones, el episcopado exhortaba encarecidamente "al diálogo entre todos los interlocutores políticos y sociales". 

Por último, Gil Tamayo ha reconocido "la legitimidad de las posturas nacionalistas verdaderamente cuidadosas del bien común" y ha hecho una llamada "a la responsabilidad" respecto al bien común de toda España que "hoy es necesario recordar".