España: Los microcréditos solidarios del programa de paro, una alternativa

| 552 hits

MADRID, 31 julio 2002 (ZENIT.org).- Poder ganarse la vida con su propio trabajo es el deseo legítimo de muchas personas que se encuentran en proceso de buscar empleo.



En ese esfuerzo por lograr que el derecho al trabajo sea una realidad para todos, el Programa de Paro de la Iglesia de Madrid centra todos sus esfuerzos en ponérselo un poco más fácil a quienes lo tienen más difícil.

Así, durante el año 2001, un total de 9.000 personas fueron atendidas desde los distintos servicios del Programa de Paro, informa Cáritas.

Se trata, en un alto porcentaje, de personas que presentan una cualificación profesional muy baja o que carecen de ella, que no tienen experiencia laboral, que han llegado a nuestro país buscando una oportunidad de ganarse la vida que en el suyo no encontraban, hombres y mujeres cuya edad les sitúa en desventaja a la hora de competir por un puesto de trabajo, con hijos o familia a su cargo que hacen aún más urgente su colocación, con la autoestima muchas veces tocada por las negativas...

Para poder ofrecerles una alternativa laboral, el Programa de Paro de la Iglesia de Madrid cuenta con una Red de atención formada por 32 SOIE (Servicios de Orientación e Información para el empleo) en los que se acompaña a la persona en su recorrido hacia la inserción laboral, ofreciéndole orientación, cursos de capacitación laboral, ofertas de empleo, prestaciones económicas...

Además, el Programa de Paro cuenta con una iniciativa que, a lo largo de los 17 años que lleva funcionando, se ha revelado de gran utilidad para determinadas personas que, por sus circunstancias, difícilmente van a encontrar un empleo por cuenta ajena: los microcréditos solidarios. Se trata de préstamos sin interés que permiten a quien los recibe montar su propio negocio. El Programa de Paro estudia detenidamente las propuestas presentadas y, una vez analizada su viabilidad, ofrece asesoramiento técnico para su puesta en marcha y posterior desarrollo.