España: ONGD católicas unidas para mantener la solidaridad con los empobrecidos

Cáritas, Confer, Justicia y Paz, Manos Unidas y Redes lanzan una estrategia conjunta de presencia pública bajo el lema ''Enlazados en la Justicia''. Vigilia de Oración en veinte ciudades

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 1003 hits

La práctica totalidad de organizaciones no gubernamentales de cooperación al desarrollo (ONGD) de inspiración católica de España se han unido para alzar su voz en defensa de la solidaridad con personas y comunidades empobrecidas.

Fruto del encuentro y la reflexión compartida sobre sus objetivos, identidad y misión como organizaciones católicas de cooperación al desarrollo, Cáritas, Confer [Conferencia Española de Religiosos], Justicia y Paz, Manos Unidas y Redes [52 ONGD de instituciones religiosas y organizaciones de inspiración cristiana] han decidido sumar esfuerzos para liderar una estrategia conjunta de presencia pública, orientada a destacar la importancia, en estos momentos, de la solidaridad, y la cooperación internacional al desarrollo, con las personas más empobrecidas.

Poner en el centro a las personas

Con ese objetivo y bajo el lema “Enlázate por la Justicia”, estas cinco entidades pretenden sumar recursos y capacidades a favor de una concepción de la cooperación internacional basada en la reciprocidad y la compasión con las víctimas de la exclusión y la desigualdad, para poner en el centro a las personas más pobres a través del acompañamiento y la fraternidad con las comunidades locales.

"En el mundo hay situaciones que demandan la solidaridad de la comunidad creyente y de la sociedad en general --afirma un comunicado enviado a ZENIT por esta iniciativa--, porque, aunque en nuestro país vivamos una situación de grave dificultad derivada de la crisis, las condiciones de muchas comunidades y pueblos hermanos siguen necesitando nuestra solidaridad y compromiso".

"Sólo atendiendo a un aspecto parcial como la renta per cápita, España tiene más de treinta veces la renta promedio de países como Sudán o Haití. Asimismo, el riesgo de morir en el parto en Níger es de uno cada siete, mientras en nuestro país es de uno cada treinta mil", subrayan estas ONGD, al ver cómo se ha reducido drásticamente la ayuda oficial al desarrollo, alejándose en los últimos años de crisis, en lugar de acercarse a la meta ideal del 0,7% del PIB, que sólo cumplen en Europa los páises nórdicos.

Denuncia profética de una apuesta por la solidaridad

Cáritas, Confer, Justicia y Paz, Manos Unidas y Redes inician así un proceso de fortalecimiento de su presencia pública, que, además de poner en valor todos los aspectos comunes y compartidos de su presencia en la mayoría de los países y regiones del mundo, incida --afirman- "en la denuncia profética ante la sociedad de aspectos cruciales del desarrollo, en la defensa de los derechos humanos y en la promoción de la educación para el desarrollo".

"Nos sentimos con esperanza --aseguran- viendo la multitud de presencias y propuestas de desarrollo que mejoran las condiciones de vida de la población más necesitada, y que lo hacen poniendo en el centro a las personas excluidas. Somos testigos de esos milagros, de la vida que se comparte a través de diferentes iniciativas. Por este motivo, apostamos porque esa dinámica de solidaridad se siga abriendo paso en la sociedad española, que durante mucho tiempo ha sido promotora de compromiso y fraternidad con las comunidades más empobrecidas".

Lo curioso es que mientras el Ejecutivo reduce la ayuda al desarrollo, los españoles, aún en crisis, aumentan su contribución a programas solidarios y de desarrollo.

Estas organizaciones católicas dan testimonio de una "corriente de solidaridad, que está respaldada por el trabajo de cooperación apoyado por una base social de 80.000 personas voluntarias y 5.000 trabajadores remunerados, casi 47.000 religiosos y religiosas pertenecientes a 400 congregaciones españolas, y un volumen de recursos económicos superior a los 130 millones de euros anuales invertidos en los distintos proyectos de desarrollo que se realizan en más de un centenar de países de todo el mundo".

Desde esta legitimidad y presencia en numerosas fronteras y ámbitos de misión, que son referencia y ejemplo de solidaridad internacional, demandan "a las instituciones y Administraciones públicas que no se olviden de las personas y comunidades que más sufren".

Vigilia de oración

El acto de partida de esta iniciativa tendrá lugar hoy los días 10 y 11 de abril, con la celebración de una Vigilia de Oración en una veintena de ciudades españolas. Todas las comunidades cristianas están "invitadas a profundizar en el sentido místico que --para estas organizaciones católicas--, está inmerso en el trabajo fraterno que llevan a cabo con los empobrecidos en la mayoría de los países del mundo".

La Vigilia de Oración en Madrid se celebra el miércoles 10 de abril a las 8 de la tarde en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe (calle Puerto Rico 1 – Metro Concha Espina).