España: reeligen a una mujer como directora de la Oficina para las Causas de los Santos

Inmaculada Florido ha sido nombrada por la Conferencia Episcopal, sucede a María Encarnación González Rodríguez

Madrid, (Zenit.org) Nieves San Martín | 639 hits

Con el parecer favorable del Comité Ejecutivo, el secretario General de la Conferencia Episcopal Española (CEE), hizo público ayer el nombramiento de Inmaculada Florido Fernández como nueva directora de la Oficina para las Causas de los Santos.

Inmaculada Florido trabajaba ya en dicha Oficina, como adjunta a la Dirección, desde 2008. Sucede en el cargo a María Encarnación González Rodríguez, quien dirigió dicha Oficina casi 13 años, desde enero de 2001. El nombramiento se hizo en la habitual reunión del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal, celebrado ayer miércoles. Inmaculada Florido, natural de Constantina (Sevilla), estudió Ciencias de la Educación en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Sevilla.

Dependiente de la Secretaría General, la Oficina para la Causa de los Santos surgió con el objetivo de coordinar las causas de los mártires de la persecución religiosa en España (1934-1939). Las tareas de esta Oficina están en relación con la Congregación para la Causa de los Santos de la Santa Sede, y con ofrecer asesoría e información a obispos y postuladores de las causas de la persecución religiosa; la creación de un fondo documental de todas ellas; así como la formación de personas cualificadas en la teoría y en la práctica para actuar en las Causas de los Santos.

Inmaculada Florido sustituye a María Encarnación González quien dirigió la Oficina durante casi 13 años, desde su creación, en enero de 2001. González trabajó especialmente en la causa de san Pedro Poveda, fundador de la Institución Teresiana a la que pertenece.

Una de las más señaladas actuaciones recientes de la Oficina fue coordinar las causas de beatificación de los 522 mártires, culminada el pasado 13 de octubre en Tarragona. También, la causa del doctorado de san Juan de Ávila, proclamado doctor de la Iglesia en Roma, el 7 de octubre de 2012, coincidiendo con la ceremonia de apertura del Sínodo de los obispos.