España: “San Pablo fue un campeón de la Filosofía”

El austríaco Josef Seifert abrió el curso del Instituto Edith Stein de Granada

| 1000 hits

GRANADA, martes, 7 octubre 2008 (ZENIT.org).- Josef Seifert, austríano y rector de la Academia Internacional de Filosofía, con sede en Liechtenstein y Santiago de Chile, dictó la lección inaugural en la apertura de curso del Instituto de Filosofía Edith Stein (IFES) de la Diócesis de Granada, España.

Ayer 6 de octubre tuvo lugar el acto inaugural del curso académico 2008/2009 del Instituto, informa a Zenit el Instituto Edith Stein.

Este centro de investigación y formación superior nació hace tres años con la intención de buscar la verdad desde el camino de la filosofía. Para el IFES, “no existe una separación tajante entre Filosofía y Teología, de tal manera que un cristiano no puede dejar de serlo o simular que no lo es cuando utiliza la razón, sino que la utiliza desde la iluminación de la fe y dentro de la tradición cristiana de la que forma parte”.

El acto comenzó con la celebración de la Eucaristía en La Cartuja, y continuó con unas palabras del arzobispo, Javier Martínez.

La lección inaugural del profesor Josef Seifert, titulada “Fe y Razón: ¿Fue san Pablo el mayor crítico o el más firme defensor de la filosofía?”, se inscribe en el marco del Año Paulino y del 10º aniversario de la encíclica de Juan Pablo II Fides et Ratio.

El profesor Seifert analizó los textos paulinos para concluir que san Pablo fue un firme defensor de la razón, “un campeón de la filosofía”, que distinguía con claridad entre la auténtica búsqueda de la verdad y los discursos meramente retóricos o ideológicos.

El ponente efendió la necesidad que tiene la razón de la fe para llegar las verdades más profundas, y la necesidad de que los creyentes utilicen la razón para poder comprender las verdades de la fe.

También insistió en la capacidad de la razón para alcanzar por sí sola un cierto conocimiento de Dios y de muchos de sus atributos esenciales.

Con este acto el Instituto de Filosofía Edith Stein “renueva su compromiso de servir a la ciudad de Granada y, en general, a la cultura en todo el mundo, en el deseo profundo de realizar trabajos filosóficos sobre los problemas que más nos interesan a todos, buscando la verdad de una forma abierta y franca, sin las connotaciones y prejuicios ideológicos que, desgraciadamente, a menudo afectan a la labor intelectual hoy en día”.