España: Tres hermanos sacerdotes celebran juntos su primera misa

En Málaga no se recuerda un hecho similar

| 3760 hits

MÁLAGA, viernes 7 de enero de 2011 (ZENIT.org).- Por primera vez en Málaga, España, tres hermanos nacidos en esta ciudad andaluza celebraron su Primera Misa en la Parroquia de San Miguel de Miramar, el pasado miércoles 29 de diciembre.

Según informa a ZENIT José L. de Zayas, de Heraldos del Evangelio, los tres hermanos pertenecen a la asociación clerical Virgo Flos Carmeli, nacida dentro de la asociación internacional de derecho pontificio Heraldos del Evangelio.

El hermano mayor de los tres, Leopoldo Werner Benjumea, conde de San Isidro, fue ordenado diácono el 20 de diciembre de 2008; los otros dos hermanos, Pablo y Carlos,  fueron ordenados diáconos el 20 de julio de 2009.

La ordenación sacerdotal de los tres se realizó en la iglesia del seminario que los Heraldos del Evangelio tienen en São Paulo, Brasil, el 29 de septiembre de 2010, siendo el obispo ordenante Benedito Beni dos Santos, obispo de Lorena, Brasil, vicepresidente de la Regional Sur I de la Conferencia Episcopal de Brasil y encargado de estudios del seminario de los Heraldos, juntamente con otros once neosacerdotes.

La madre de los tres sacerdotes, doña Pegui Benjumea Heredia, condesa viuda de SanIsidro, “se siente muy orgullosa de tener tres de sus cuatro hijos varones sacerdotes, y está muy contenta por poder celebrar esta primera misa de los tres hijos el mismo día”, informa Zayas.

La madre comenta que su única hija, la hermana Mónica Werner Bejumea, no pudo desplazarse desde Brasil hasta Málaga en estas fechas, debido a sus obligaciones como religiosa del instituto Regina Virginum, también perteneciente a la familia espiritual de los Heraldos del Evangelio.

La misa se celebró el miércoles 29 de diciembre en la parroquia de San Miguel de Miramar, en el barrio del Limonar.

La solemne eucaristía contó, en la parte musical, con el coro y conjunto instrumental que los Heraldos del Evangelio tienen en Madrid.

Y, estando en la octava de Navidad, hubo al final de la ceremonia litúrgica un breve concierto de villancicos.