Esperando que en el futuro los obispos de China continental puedan participar

Respuesta al obispo chino Lucas Ly Jingfeng, de Fengxiang, que no pudo asistir

| 1105 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes 23 octubre 2012 (ZENIT.org).- El Sínodo ha enviado un mensaje en latín al obispo chino Lucas Ly Jingfeng, de Fengxiang, cuya sede está en la China continental, República Popular, que no pudo venir a esta magna asamblea eclesial. El prelado había escrito una carta en latín a Benedicto XVI, afirmando que rezaba por el éxito de esta reunión y lamentando las dificultades para trasladarse a Roma.

"Con gran placer --dice el mensaje- los padres sinodales que celebran el XIII Sínodo Ordinario de los Obispos sobre la Nueva Evangelización y la Transmisión de la Fe han recibido su carta, con la cual usted ha querido hacer oír su voz desde el interior de la República Popular China. Su intención ha sido verdaderamente apreciada, si bien entre los Padres Sinodales están presentes algunos obispos procedentes de Hong Kong y de Taiwán".

El Sínodo ha sabido con satisfacción, dando gracias a Dios, que los fieles católicos de China mantienen sólida su fidelidad, piedad y sinceridad hacia la Santa Madre Iglesia. Nosotros sabemos que los sufrimientos, las oraciones y la alegría de ser cristianos en China son ofrendas gratas a Dios y animan a todos los cristianos del mundo", añade.

Y le informan de que "el domingo 7 de octubre el santo padre Benedicto XVI, con una solemne Liturgia Eucarística abrió la XIII Asamblea Sinodal, ha conmemorado los 50 años del inicio del Concilio Vaticano II y dio inicio al Año de la Fe, que concluirá con la Fiesta de Cristo Rey en 2013".

"Aunque usted y los otros obispos católicos de China no han podido intervenir, nosotros les hemos considerado espiritualmente presentes", asegura el mensaje de los padres sinodales.

Piden "a todos los obispos, sacerdotes y fieles de este gran país que vivan el Año de la Fe con generosidad y compromiso", así como "que se preste una particular atención a la evangelización del pueblo chino y a la reevangelización de quienes son ahora tibios respecto a la fe o la han perdido".

"El Sínodo de los Obispos le renueva a usted y a toda la Iglesia en China los deseos de todo bien, esperando que en el futuro los obispos procedentes de su noble país puedan participar en los trabajos sinodales", añade el mensaje.

Y concluye: "El santo padre Benedicto XVI envía una bendición especial para usted, sus sacerdotes y fieles, como también a toda la amada Iglesia en China".

Firman los presidentes delegados y el secretario general del Sínodo.