Estados Unidos: Informe sobre organizaciones católicas hispanas

Prestan valiosos servicios pero tienen problemas económicos y de liderazgo

| 3120 hits

WASHINGTON, martes 9 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- El padre jesuita Allan Figueroa Deck, director ejecutivo del Secretariado de Diversidad Cultural en la Iglesia, de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, presentó este jueves los resultados de un estudio sobre el estado actual de organizaciones e iniciativas católicas al servicio del ministerio hispano.

El título del estudio presentado es “Iniciativas Organizativas del Ministerio Católico Hispano Nacional y Regional: Una Evaluación”.

Elaborado por el profesor Williams D. Dinges, del Instituto de Investigación del Comportamiento y Estudios Católicos de la Universidad Católica de América, en Washington, está basado en una encuesta y un análisis de las estructuras, servicios, actividades y retos de veinte organizaciones católicas hispanas regionales y nacionales.

“Estas organizaciones son necesarias para promover el desarrollo del liderazgo católico hispano”, afirmó el padre Deck.

En octubre de 2008, un grupo de líderes católicos se reunió en el Mendoza College of Business, en la Universidad de Notre Dame, para aconsejar a la Comisión Episcopal sobre Diversidad Cultural y a la Subcomisión para Asuntos Hispanos sobre el estado de estas organizaciones.

Dentro del grupo asesor, surgieron serias preocupaciones respecto al estado financiero y la limitada capacidad interna de estas organizaciones, las cuales han jugado tradicionalmente un papel esencial en el desarrollo profesional, el desarrollo de la visión y la planificación para este área creciente que es el ministerio hispano.

Entre los principales hallazgos del estudio está la constatación de la escasez de fondos con que operan la mayoría de estas organizaciones, así como su limitada capacidad interna en términos de planificación, personal y generación de recursos económicos.

Otras áreas de preocupación incluyen cambios frecuentes en el liderazgo y la elevada dependencia en los voluntarios, de las cuales se derivan a menudo la falta de continuidad y el “síndrome de reinventarlo todo”, afirma el estudio.

La escasez de programas dedicados a la pastoral juvenil y de iniciativas para conectar con un numeroso grupo de católicos hispanos, que no están formalmente afiliados a una parroquia, son otras de las preocupaciones.

“Este estudio confirma lo que por algún tiempo han venido expresando muchos líderes en el ministerio hispano: el principal desafío para muchas de las organizaciones regionales y nacionales, dedicadas al ministerio hispano, es que su misión se ve menoscabada por una falta seria de recursos financieros y consecuentemente de personal”, dijo el profesor Tim Matovina del Centro Cushva para el Estudio del Catolicismo Americano, de la Universidad de Notre Dame, y miembro del grupo asesor.

“Fortalecer las estructuras que sostienen al ministerio hispano es una de las metas estratégicas mas importantes para asegurar la vitalidad de la fe católica de los latinos”, añadió.

Michael Brough, director de planificación y programas de la Mesa de Liderazgo Nacional sobre Gestión en la Iglesia, subrayó la importancia de promover el desarrollo del liderazgo y de reforzar y aumentar la capacidad de trabajo y servicios de estas organizaciones. Así mismo, resaltó la valiosa información proporcionada por el estudio para buscar soluciones a estos problemas.

“El estudio realizado por la Conferencia Episcopal de Estados Unidos sobre las organizaciones del ministerio hispano y sus iniciativas proporciona datos importantes y necesarios para promover las mejores prácticas en todo un abanico de asuntos temporales que afectan a la Iglesia. Entre estos se incluye una gerencia efectiva, presupuestos suficientes, planificación estratégica, generación sostenible de fondos, número adecuado de empleados y gran calidad en el desarrollo del liderazgo. Sin esto, fracasaremos como comunidad a la hora de resolver las necesidades presentes y futuras de la comunidad hispana y de todos aquellos a quienes la Iglesia sirve”, afirmó Brough.

“Dada la importancia de estas organizaciones intermedias para la misión de la Iglesia y para la prioridad expresada por los obispos de dar reconocimiento a la diversidad cultural [en la Iglesia], poniendo un énfasis especial en el ministerio hispano, el grupo asesor se reunirá de nuevo para considerar maneras en las que estas organizaciones pueden ser fortalecidas”, dijo el padre Deck.

Tanto la Comisión Episcopal para la Diversidad Cultural como la Subcomisión para Asuntos Hispanos revisarán los resultados de este informe y escucharán las recomendaciones del grupo asesor en un esfuerzo por responder de forma creativa a los retos de fortalecer los recursos y alentar las mejores prácticas.

El estudio, que fue posible gracias a fondos donados por Catholic Relief Services (la organización caritativa de la Iglesia Católica) y la Universidad Católica de América, incluye una amplia variedad de organizaciones como la Asociacion Nacional de Sacerdotes Hispanos (ANSH), el Instituto Nacional Hispano de Liturgia, la Asociación Católica Nacional de Directores Diocesanos para el Ministerio Hispano, varios institutos pastorales, la Federación de Institutos Pastorales (FIP), el Colegio Mexicano Americano Católico, la Red Nacional de Pastoral Juvenil, y diversas asociaciones y estructuras al servicio de la formación del liderazgo hispano diocesano y parroquial en sus regiones.

Para saber más: http://www.usccb.org/comm/archives/2010/10-026sp.shtml