Estados Unidos: La Iglesia sigue oponiéndose a proporcionar anticonceptivos

Peticiones de protección al Senado

| 1609 hits

WASHINGTON, lunes 20 febrero 2012 (ZENIT.org) -. Continúa la oposición de la Iglesia católica a las nuevas normativas del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), referidas a la cobertura de seguros para anticonceptivos y esterilización.

En uno de los últimos actos, el obispo William Lori, presidente del Comité especial sobre la libertad religiosa de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), compareció este jueves 16ante la Comisión de supervisión y reforma gubernamental del Congreso.

En su testimonio, comparó la imposición a las instituciones católicas de incluir la cobertura de seguros para la anticoncepción y la esterilización a ordenar a todas las fiambrerías judías que deben servir carne de cerdo.

La gente reconoce, dijo, que "es absurdo que alguien vaya a una fiambrería kosher y pida un sándwich de jamón". Por otra parte, "es francamente surrealista aplicar este poder coercitivo, cuando el cliente puede obtener el mismo sándwich barato, o incluso gratis, a sólo unas cuantas puertas más allá."

Justo un día antes, el presidente del Comité de actividades provida de la USCCB, cardenal Daniel DiNardo, escribió una carta a todos los miembros del Senado instándolos a apoyar la legislación para dar protección a los derechos de conciencia.

En su carta, el también cardenal de Galveston-Houston, explicó que la "Ley de Respeto a los derechos de conciencia" (S. 1467) es una necesidad urgente debido a las nuevas regulaciones emitidas por el HHS.

"La norma del gobierno no contempla los derechos de las compañías de seguros, incluso de afiliación religiosa, y coloca sobre sus hombros la responsabilidad de hacer cumplir el mandato de un modo más duro que nunca. Esta (la ley 1467) sería una salida drástica a la legislación vigente, en virtud de la cual un plan de salud que excluye la anticoncepción se pueda vender, incluso a los empleados federales, si la compañía tiene alguna objeción religiosa a la cobertura de tales", explica la carta.

"Si la controversia innecesaria sobre este asunto se resolviera mediante esta legislación, el Congreso y la Adminitsración podrían volver al más urgente de todos los problemas reales, que es el hecho de que millones de estadounidenses aún carecen de una cobertura básica para el cuidado de la salud que apoye y sustente su vida", dijo el cardenal DiNardo.