Estados Unidos: Los obispos ven la sentencia de inmigración con esperanza y preocupación

Las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses apoya el paso a la ciudadanía

| 893 hits

WASHINGTON, miércoles 27 junio 2012 (ZENIT.org).- Los obispos estadounidenses reaccionaron este lunes con “esperanza y precaución” a una sentencia del Tribunal Supremo sobre una controvertida ley de inmigración puesta en marcha en el estado de Arizona.

El Tribunal Supremo revocó la mayor parte de la ley, apoyando sólo la medida que permite a la policía verificar el estatus de inmigración, durante controles rutinarios, si tienen “razonable” causa de sospecha de que están ante un inmigrante ilegal.

El arzobispo José Gómez, de Los Ángeles, presidente de la Comisión Episcopal de Migración, expresó preocupación respecto a una parte de la decisión de 5-3.

La justicia dejó abierta la posibilidad de la medida que había sido considerada inconstitucional posteriormente, afirma la declaración del obispo.

“Mientras estamos preocupados por la decisión del tribunal de levantar el mandato de la sección 2 (B) de la ley, nos anima que el tribunal no lo declaró constitucional –dijo el arzobispo Gómez--.

Como se articula en nuestro escrito de intervención de terceros, la implementación de esta medida podría llevar a la separación de familias y minar la capacidad de la Iglesia de servir a la población inmigrante”.

“Permanecemos en solidaridad con nuestros hermanos obispos de Arizona, mientras preparan responder a la implementación de esta medida y sus potenciales consecuencias humanas”, dijo el arzobispo Gómez. Opositores a la ley de Arizona la criticaron basados en la preocupación de que condujera a un perfil racial y a la violación de las leyes de derechos civiles.

“La decisión del tribunal de echar abajo las otras medidas de la ley de Arizona reafirma el fuerte papel del gobierno federal en la regulación de la inmigración”, afirmó el arzobispo Gómez.

El prelado urgió a los gobiernos estatales a no apresurarse a aprobar leyes similares a la SB 1070 y llamó al Congreso a asumir sus responsabilidad y emprender una reforma global sobre inmigración. Expresó el deseo de que la Iglesia católica de Estados Unidos siga luchando por una reforma humana y justa del sistema de inmigración de la nación.

“Los obispos de Estados Unidos urgirán a sus gobiernos estatales a no ir detrás de leyes como la de Arizona, sino más bien perseguir una reforma humana a nivel federal --dijo el arzobispo Gómez--. El refuerzo humano de las leyes de nuestra nación es parte de cualquier solución, pero el refuerzo por sí mismo, injustamente administrado, sólo lleva a abusos y ruptura familiar”.

“La Iglesia seguirá al lado de los inmigrantes y sus familias y buscará justicia para ellos”, afirmó el arzobispo Gómez.

La decisión y la respuesta de la Conferencia Episcopal se produce tras los resultados de una reciente encuesta marista, llevada a cabo conjuntamente con los Caballeros de Colón, que revela que una mayoría de estadounidenses apoyaría que se proporcionara a los inmigrantes ilegales un paso a la ciudadanía.

Preguntados si era posible tener leyes con fronteras seguras mientras que se respeta a los inmigrantes, el 80% dijo que estaba de acuerdo.

Cerca de tres cuartos (74%) de los encuestados eran favorables a un paso a la ciudadanía, con requerimientos específicos para quienes viven ilegalmente en Estados Unidos.

Mientras que el informe muestra un amplio apoyo a la reforma de inmigración, hay temas de preocupación: 76% de los encuestados están preocupados de que los inmigrantes pudieran presionar sobre el sistema de salud, mientras que el 66% esta de acuerdo en que serían una carga para las escuelas públicas.

La encuesta fue llevada a cabo a finales de 2011 por el Marist College Institute for Public Opinion.