Este es el domingo de la Divina Misericordia

Entrevista a H.Dumont, exponente de los Servidores de la Misericordia

Roma, (Zenit.org) Anita Bourdin | 1125 hits

Este domingo es el domingo de la Divina Misericordia por voluntad de Juan Pablo II. Para comprenderlo mejor Hélène Dumont, del movimiento de los Servidores de la Misericordia, autora de varios libros sobre el tema como «Escuchar a Cristo misericordioso», «Sobre los pasos de la Misericordia Divina con María», «La Misericordia Divina, una gracia para nuestro tiempo» y una pequeña guía espiritual: «La Divina Misericordia».

Proponemos aquí una 
entrevista a Dumont, realizada por la directora del servicio francés de Zenit, Anita Bourdin, que nos ayuda a profundizar este don de Cristo para la iglesia y el mundo. 

El papa Francisco ha escogido el domingo de la Divina Misericordia para entrar en la catedral de Roma: ¿qué es el domingo de la misericordia?

-- Hélène Dumont: El domingo de la Divina Misericordia nace de una pedido de Cristo a una religiosa polaca del siglo XX, santa Faustina. Es una fiesta para manifestar en el mundo su inmensa compasión por los Hombres: «Deseo que la fiesta de la Misericordia sea un recurso y un refugio para todas las almas y sobre todo para los pobres pecadores. En este día, las puertas de mi misericordia están abiertas, yo les daré un océano de gracias a las almas que se aproximarán a la fuente de mi misericordia»le dijo Jesús a santa Faustina.

Esta fiesta se ubica el primer domingo después de Pascua y ha sido instituida oficialmente por el beato Juan PabloII durante la canonización de nuestra religiosa, el 30 de abril de 2000. Dos decretos que publicados indican las modalidades litúrgicas de este domingo. Así, el beato Juan Pablo II quiso reafirmar la magnitud del misterio pascual y hacer sobresalir esta fiesta de la mera devoción privada, para que más allá de la Iglesia universal el mundo entero pueda acoger esta gracia.

¿Cómo vivir este domingo ?

-- Hélène Dumont: Esta fiesta se prepara con una novena que comienza el viernes santo con una oración enseñada por Jesús a santa Faustina. Es una potente intercesión para el mundo. En efecto, se trata cada día de presentar al Señor un grupo de almas diferentes: rezamos así por las almas piadosas y fieles, por los sacerdotes y los religiosos, por los paganos y los que no conocen a Dios, por los niños, por las almas del purgatorio, etc.

Durante la novena, el Señor ha prometido de conceder numerosas gracias a las almas. Y así llegamos en la Fiesta de la Misericordia. Este día estamos particularmente invitados a entrar en la misericordia como indicó de Jesús y que fueron precisadas por Juan Pablo II. O sea, confesarse, comulgar, honrar el cuadro de Jesús misericordioso, implorar la misericordia divina rezando a las tres de la tarde, sobretodo el rosario de la misericordia.

En este día de fiesta, el Señor tiene el deseo de difundir un océano de gracias sobre las almas: «Deseo conceder una indulgencia plenaria a las almas que que se confesarán y comulgarán en esta fiesta de mi misericordia». Y el lema episcopal y pontificio del papa Francisco es «Miserando taque eligendo».

¿Cuáles son los signos de la misericordia en las primeras semanas de este pontificado?

-- Hélène Dumont: El papa Francisco, en continuidad con Juan Pablo II y Benedicto XVI ha categóricamente ubicado su pontificado en la misericordia. Su lema ha dado el tono. Su elección de sencillez, sus palabras a favor de los pobres y de los pecadores y sus discursos han confirmado su orientación hacia el anuncio de la misericordia divina.

Cito por ejemplo lo que ha dicho Francisco el 17 de marzo antes del primer ángelus: «La misericordia cambia el mundo. Un poco misericordia vuelve el mundo menos frío y más justo. Nos hace bien entender la misericordia de Dios, este Padre misericordioso que tiene tanta paciencia …

(…) No olvidemos esta palabra: Dios no se cansa nunca de perdonar, ¡nunca! (…) El problema es que nosotros nos cansamos, no queremos, nosotros nos cansamos de pedir perdón. Él no se cansa nunca de perdonar, pero nos, a veces, somos nosotros que nos cansamos de pedir perdón. Nosotros no nos cansemos nunca, ¡no nos cansemos nunca! Él es el Padre enamorado que siempre perdona, que tiene un corazón de misericordia para todos nosotros. Y nosotros también, aprendamos a ser misericordiosos con todos. Invoquemos la intercesión de la Virgen que ha tenido entre sus brazos la misericordia de Dios hecho hombre».

O también lo que ha dicho este domingo de Pascua: «Esta es la invitación que dirijo a todos: ¡Acojamos la gracia de la Resurrección del Cristo! Dejemos a la misericordia de Dios, dejemos a Jesús, dejemos a la potencia de su amor transformar también nuestra vida; y seamos instrumentos de esta misericordia, de ser canales a través de los cuales Dios pueda regar la tierra, proteger la creación y hacer florecer la justicia y la paz».

Han fundado un movimiento espiritual para difundir en el mundo de hoy el mensaje de la misericordia: ¿de qué se trata? ¿Cuáles son los compromisos?

-- Hélène Dumont: los escritos de santa Faustina me han interpelado mucho: Cristo, en el siglo XX se apareció y manifestó su amor y su misericordia al mundo entero y su deseo infinito de atraer hacia Él todas las almas. En su misericordia infinita, quiere consolar, perdonar, reconfortar, traer la paz, la alegría, la felicidad y al mismo tiempo, Él nos invita a ejercer la misericordia por actos, palabras y la oración.

El movimiento de los Servidores de la misericordia se inspira de la espiritualidad de santa Faustina; tiene la vocación de promover la misericordia por todos los medios que Jesús le ha indicado a nuestra religiosa.

El primero de los compromisos de los Servidores de la misericordia es rezar la coronilla de la misericordia, la meditación de la Pasión a las tres de la tarde, sobre todo el viernes cuando nosotros pedimos por la conversión del mundo y presentamos todas las intenciones que nos fueron confiadas; lo que nos permite involucrar a personas enfermas, discapacitadas o ancianas. Además cada miembro es invitado a vivir el apostolado de la misericordia en su parroquia y en todos los lugares de su vida.

Para vivir mejor la comunión entre nosotros y apoyarnos en el rezo y el apostolado, un boletín es dirigido a cada uno junto con una meditación mensual; además nos encontramos en fines de semana regionales. Nuestro movimiento propone igualmente todos los años una peregrinación a Polonia sobre los pasos del beato Juan Pablo II y de santa Faustina, el mes de julio y abierto a todos.

¿La próxima cita mundial? ¿Y vuestro próximo proyecto?

-- Hélène Dumont: El próximo encuentro es el congreso mundial que tendrá lugar en Bogotá en agosto de 2014. Y mi proyecto se orienta siempre hacia el anuncio de la misericordia. Por eso me vuelvo disponible para misiones itinerantes que me llevan por Francia y el exterior, en parroquias, comunidades, congregaciones … para animar retiros, con las reliquias de santa Faustina. El fuego de la misericordia tiene que difundirse en todas partes y mi objetivo es de encender este fuego para que la misericordia sea acogida y vivida en todas las sensibilidades de iglesia.

Nuestra web es: www.serviteursdelamisericorde.org