Eucaristía, liturgia y arte sacro, tres claves para afrontar la secularización

Entrevista con monseñor Raffaello Martinelli de la Congregación para la Doctrina de la Fe

| 2014 hits

ROMA, viernes, 9 junio 2006 (ZENIT.org).- En una entrevista concedida a Zenit, monseñor Raffaello Martinelli, desde 1980 funcionario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, coordinador de la Secretaría, y redactor en la elaboración del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, explica que hay tres vías principales para afrontar la actual secularización: la Eucaristía, la liturgia y el arte sacro.



En un libro apenas publicado en italiano, por Ediciones San Clemente, titulado «La Eucaristía, don incomparable de Dios a los hombres» («L’Eucaristia, dono incomparabile di Dio agli uomini»), el prelado revela que, para explicar la Eucaristía se ha servido de numerosas imágenes sagradas, porque «el arte habla siempre, al menos implícitamente, de lo divino, de la belleza infinita de Dios, reflejada en el Icono por excelencia, Cristo Señor, imagen del Dios invisible».

--¿Por qué es tan difícil difundir el sacramento de la Eucaristía?

--Martinelli: Las encuestas nos dicen que el porcentaje de personas que frecuentan la misa dominical, en las grandes ciudades italianas, son entre el 8 y el 9% de la población. Es verdad que las estadísticas hay que cogerlas con pinzas, pero los datos son bajos. Uno de los mayores problemas de la celebración eucarística actual ha sido la tentación de abandonar las formas tradicionales sin proponer una sustitución adecuada. Ha sido fácil demoler el pasado, pero no se han propuesto formas que pudieran durar más tiempo.

Ciertamente la solución no es la de seguir sobre la falsilla del pasado; más que renovar las formas exteriores, debemos meter nueva savia vital. La forma puede incluso variar o permanecer la misma, lo que es importante es que se de una nueva justificación, con más vigor y apoyo.

--Pero, ¿de dónde debería nacer esta nueva vía?

--Martinelli: Según la tradición cristiana, habría que tomarla de la liturgia, por tanto hay que crear un mayor intercambio entre liturgia y piedad popular. De esta manera, logramos renovar, rejuvenecer, y mantenernos también en lo que es el aspecto fundamental y auténtico de nuestra fe.

--En el libro apenas publicado sobre la Eucaristía, usted presta especial atención a quien celebra la Misa, a cómo se desarrolla la celebración, al lugar, la vestimenta, y los objetos litúrgicos utilizados, ¿por qué?

--Martinelli: Estoy convencido de que hay que comenzar de nuevo desde el «abc», explicando bien los signos, los gestos, las formas de la liturgia.

Y luego el éxito del libro y del filme sobre «El Código da Vinci» muestra una gran necesidad de catequesis en la gente. La novela y la película no son muy interesantes, pero lo que ponen de relieve es una gran carencia e ignorancia religiosa respecto a la fe católica.

Los argumentos de Dan Brown no son nuevos, fueron ya confutados hace bastantes siglos, y hoy son presentados como un descubrimiento inimaginable. Esto demuestra que mucha gente no conoce la historia y los fundamentos del cristianismo.

--Usted sostiene por tanto que el éxito de ventas y de público de «El Código da Vinci» son consecuencia de un hambre de catequesis?

--Martinelli: Hay una demanda evidente de catequesis; usted no se puede imaginar qué fuerte y difundida es la demanda de conocimiento religioso. Por ejemplo, reflexionando sobre muchísimas de las preguntas que me hacen los fieles, desde hace un año he escrito, publicado y puesto a disposición, en la Basílica de San Carlos, algunas fichas catequísticas sobre 33 argumentos de actualidad: desde por qué es necesario anunciar a Jesucristo, a cómo orar, la importancia del Rosario, cómo valorar los milagros, cómo considera la Iglesia las uniones homosexuales, etc. Con gran sorpresa he constatado que en un año los fieles han cogido y utilizado más de 800.000 fichas. Una cifra enorme, considerando que las fichas luego pasan de mano en mano y por tanto las personas que las leen son muchas más. Y debo decir que la ficha más solicitada ha sido la que se titula «¿Por qué es necesario anunciar a Jesucristo?».

Es increíble. Cuando estaba escribiendo esta ficha, pensaba que la cogerían pocos, en cambio...