Europa condena la violencia terrorista contra los cristianos

Primera reacción de satisfacción de la Iglesia a través de Radio Vaticano

| 2126 hits

BRUSELAS, lunes 21 de febrero de 2011 (ZENIT.org).- Los ministros de Exteriores de la Unión Europea han mostrado su condena de los “actos terroristas” contra las minorías cristianas y sus lugares de culto, así como a otras minorías religiosas, incluidas musulmanas, dentro de las conclusiones de una reunión mantenida hoy en Bruselas.

En el documento conclusivo de la reunión, los ministros europeos afirman que Europa "continuarán apoyando iniciativas en el ámbito del diálogo intercultural e interreligioso en un espíritu de apertura, implicación y entendimiento mutuo".

Asimismo, han reiterado "el fuerte compromiso de la Unión Europea de promover y proteger la libertad religiosa o credo sin discriminación".

En este sentido, piden a Lady Catherine Ashton, Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea, que presente "propuestas concretas para reforzar más la acción de la UE en este sentido".

Afirmando su deseo de cooperar “para promover la tolerancia religiosa y proteger los Derechos Humanos”, los ministros anuncian que Europa “se implicará aún más en todos los foros multinacionales, especialmente en la ONU, para unifircar apoyos en todas las regiones en la lucha contra la intolerancia religiosa".

Concluye el comunicado afirmando el deber de protegerse “contra aquellos que quieren utilizar la religión como un instrumento de división, para alentar el extremismo y la violencia".

Esta decisión ha sido saludada enseguida por Radio Vaticano, que en su edición francesa aseguraba que la UE “ha hecho un gesto en favor de la libertad religiosa”.

La emisora vaticana recogía unas primeras declaraciones telefónicas del cardenal Jean-Pierre Ricard, arzobispo de Burdeos, en la que felicitaba a los ministros europeos por esta decisión.

El cardenal Ricard ha manifestado su satisfacción en nombre no sólo de los representantes de la conferencias episcopales católicas de Europa, sino también de los representantes de las Iglesias ortodoxas, protestantes, anglicanas, que se reunieron el viernes pasado en Belgrado y pidieron en una carta que los ministros de Asuntos Exteriores tuvieran en cuenta la situación de los cristianos perseguidos.

En particular, revela el purpurado, pensábamos en los cristianos de Irak, Egipto y Pakistán.

“Nuestra toma de posición no es partidista, y no sólo manifiesta solidaridad a los cristianos, sino a todos los creyentes. Pero al mismo tiempo nos hemos dicho que si no defendemos a quienes hoy en el mundo son quizá los más atacados, los cristianos, entonces, ¿quién les defenderá?”.

“Me alegro mucho de que los ministros se hayan expresado, dado que se había dado la reticencia de los ministros de cinco países”, aclara.

“Hubiera sido catastrófico quedarse en una especie de silencio, de incapacidad para tomar la palabra. Ahora se ha dado una declaración pública y espero que ahora se traduzca en iniciativas concretas en el terreno. Pero creo que es bueno que los ministros de Asuntos Exteriores hayan podido superar sus reticencias y hayan podido hablar con una sola voz. Verdaderamente me alegro por ello”, indica.

“Esperamos que las relaciones de algunos países de la Unión Europea con los países en los que se dan persecuciones de minorías religiosas hagan escuchar su voz y hagan presiones, pues la tentación consiste en que por razones comerciales y económicas se queden en un silencio prudente”.

“Está en juego la libertad de conciencia y el respeto de la dignidad del hombre”, subraya, considerando que hasta ahora en ocasiones Europa se ha dejado llevar en este campo por intereses económicos.

 

Más información sobre el mensaje conjunto de las Iglesias europeas: www.zenit.org/article-38351?l=spanish