Evangélicos contra el reconocimiento de uniones homosexuales

| 579 hits

BUENOS AIRES, 31 julio 2003 (ZENIT.org-AICA).- Una organización que agrupa a Iglesias Evangélicas de Argentina se lamenta porque «Buenos Aires detenta el récord de ser la primera ciudad latinoamericana que ha reconocido legalmente las uniones homosexuales, objetivo que la ley escondió en un marco más amplio», llamado «uniones civiles»



Asimismo manifiesta su preocupación por la legalización de «aquello que se encuentra fuera del orden natural».

La Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA), en un comunicado, «manifiesta su preocupación frente a la "Ley de Unión Civil" de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que ha dado como fruto, el día viernes 18 de julio del corriente año, la primera unión legal entre homosexuales».

«La constante desvalorización del matrimonio y la familia, se ve coronada por lo que es el reconocimiento de las uniones homosexuales, que avanzan en el mundo y también en nuestro país», afirma.

«Buenos Aires detenta, de esta manera, otro nuevo récord: es la primera ciudad latinoamericana que ha reconocido legalmente las uniones homosexuales, objetivo que la ley escondió en un marco más amplio –uniones civiles–», aclara.

«Al colocar en un mismo nivel de igualdad al matrimonio con la unión entre personas del mismo sexo, se transforma en legal aquello que se encuentra fuera del orden natural, en abierta rebelión contra el mismo, que ha sido establecido por Dios Nuestro Creador (Génesis 1:27: "Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó")» explica..

El comunicado concluye con estas palabras: «Por ello, tomando como ejemplo la Familia de Nazaret, familia que cobijó en su seno a Nuestro Señor Jesucristo (José, María y Jesús), modelo de todas las familias cristianas, ACIERA expresa su profundo disenso frente a una ley que intenta colocar en un mismo nivel la unión entre homosexuales con el matrimonio, vulnerando los fundamentos cristianos de nuestra Patria y el orden de la naturaleza».