Evento histórico: el Coro de la Abadía de Westminster cantó en San Pedro

Un paso más en el camino ecuménico con los anglicanos

| 1879 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 29 junio 2012 (ZENIT.org).- En el día de San Pedro y Pablo, Benedicto XVI impuso el palio a 43 nuevos arzobispos metropolitas, de los cuales12 latinoamericanos. La ceremonia y misa solemne concluyó con la oración por Benedicto XVI: "El Señor lo cuidará, lo hará vivir beato en la tierra, no lo abandonará en manos de sus enemigos”, fue en la basílica de San Pedro y contó con la presencia del Coro de la Abadía de Westminster que cantó junto con el Coro Pontificio de la Capilla Sixtina.

A la entrada del santo padre, el canto del Tu es Petrus, fue dirigido por el director del coro anglicano, James O'Donnel. Le siguieron otros cantos que dirigió el maestro del coro pontificio, Massimo Palombella alternativamente con el de Westminster.

Los cantos fueron de compositores como Palestrina, con su Missa Papae Marcelli y otros de la tradición coral inglesa, como el de Byrd Ave verum corpus and laudibus in sanctis. Un acontecimiento histórico desde que Inglaterra se separó hace cinco siglos de Roma, y que ayuda en el camino ecuménico que se realiza con los anglicanos.

La ceremonia de imposición del palio y la misa, realizadas con gran belleza y solemnidad, contó también en algunas oportunidades con la música de instrumentos de bronce.

El decano del Westminster, el reverendo John Hail declaró en un comunicado: “Este evento es el fruto del viaje de Benedicto XVI a la abadía de Westminster en septiembre de 2012, en el cual ambos celebramos la rica liturgia que tenemos en común”. El coro de la abadía fue invitado después del viaje de Benedicto XVI y, a inicios de mayo del presente año, el coro de la Capilla Sixtina estuvo en Londres y realizó un concierto en la abadía de Westminster, estrechando amistad con el coro británico.

El mismo día de San Pedro y Pablo por la tarde, en la iglesia de Santa María Sopra Minerva, el coro de Westminster realizó un concierto y el día anterior el coro británico cantó junto con el pontificio en la Capilla Sixtina, con la presencia del Secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone y el 26 realizó un concierto de música sacra coral en Santa María la Mayor.

Siempre en la senda del ecumenismo, y en el contexto del tradicional intercambio de visitas entre Roma y el Patriarcado ecuménico de Constantinopla por las respectivas fiestas patronales, su santidad Barlomé I, envió a Roma una delegación. Fueron su eminencia Emmanuel Adamakis, metropolita de Francia; su gracia Ilia Katre obispo de Philomelion, Estados Unidos, y el diácono Paisios Kokkinakis, del patriarcado ecuménico.

La imposición del palio fue realizada antes de la misa, para evitar que al ser celebrada durante la misma pudiera confundirse con un rito sacramental, se informó a través de un comunicado de la Sala de Prensa de la Santa Sede.

En la plaza de San Pedro, algunos miles de personas se reunieron para la oración del Angelus en el día de fiesta, para reafirmar su cercanía a Benedicto XVI. La invitación del cardenal Agostino Vallini indicaba: “Pidamos a la Virgen que proteja al Santo Padre, que en los últimos tiempos fue objeto de juicios irrespetuosos y falsos”.