Excelentes relaciones católico-ortodoxas en la Federación Rusa

Ha habido progresos en la libertad religiosa, según la fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada

| 1674 hits

MADRID, miércoles 17 octubre 2012 (ZENIT.org).- En el reciente informe de la fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), presentado ayer en Madrid, España, se constata un progreso en cuanto a la libertad religiosa en la Federación Rusa. En especial, las relaciones católico-ortodoxas son excelentes. En la Federación Rusa, es cristiana el 81,3% de la población, de ellos son católicos el0,6% , ortodoxos el 79,1% y protestantes el 1,6%; musulmanes, el 10,4%; agnósticos-ateos, el 7,1% y otros 1,2%.

La Constitución de la Federación Rusa, aprobada el 12 de diciembre de 1993, establece que la Federación Rusa es un Estado laico (artículo 14) y garantiza la libertad religiosa plena para todos los ciudadanos de la Federación y la posibilidad de actuar en conformidad con la religión o creencias deseadas (artículo 28). Además, el artículo 4 de la Constitución establece la supremacía de la Constitución y de otras leyes federales en todo el territorio de la Federación Rusa.

La ley federal nº 125-FZ, de 26 de septiembre de 1997, aunque confirma el carácter laico del estado, concede a la Iglesia ortodoxa un papel particular en la formación y desarrollo de la espiritualidad y cultura de Rusia, además de establecer que el respeto al cristianismo, el islam, el budismo, el judaísmo y otras religiones forma parte del legado histórico del pueblo ruso.

En 2011, se adoptaron una serie de disposiciones legislativas que afectan a los intereses de las organizaciones religiosas, normalmente con el objetivo de facilitar sus actividades. El 18 de julio, se enmendó el código fiscal, dejando exentas de tasas a las donaciones a actividades de beneficencia, entre ellas las de las organizaciones religiosas. Los cambios entraron en vigor el 1 de septiembre. El 22 de noviembre, se firmó una ley federal que cambia la normativa en vigor sobre ingreso y utilización de capital donado a las organizaciones sin ánimo de lucro, entre ellas las religiosas. Según la nueva ley, las organizaciones religiosas y otras organizaciones sin ánimo de lucro pueden incrementar sus bienes no solo a través de las donaciones, sino acudiendo a otras fuentes (acciones e inmuebles). El 18 de noviembre, la Duma aprobó enmiendas a la ley «Sobre la seguridad del Estado», legalizando la concesión de protección estatal al patriarca de Moscú y de Toda Rusia, ratificadas por el presidente el 8 de diciembre.

Situación general

Ha continuado el proceso de acercamiento entre el Estado y los principales grupos religiosos del país, especialmente la Iglesia ortodoxa rusa. Además de la financiación pública a las iniciativas de la Iglesia y de la aprobación de las reclamaciones de propiedades por parte de las asociaciones religiosas, en varias ocasiones el presidente Dimitri Medvedev definió las relaciones Iglesia-Estado como una «sinfonía».

La Iglesia ortodoxa ha incrementado su presencia en el ámbito público. Se ha decidido la introducción en las escuelas de una asignatura experimental obligatoria denominada Fundamentos de la Ética Religiosa y Laica. Incluso en las Fuerzas Armadas, cuyos rangos más altos se habían negado a la introducción de capellanes militares, ha entrado en vigor una nueva normativa que regula sus actividades, el decreto «Sobre el funcionamiento de las actividades de los cuerpos aptos para trabajar con soldados creyentes» en cumplimiento de la cual se han incorporado sacerdotes castrenses. Aún no se ha desarrollado una legislación adecuada que proteja los derechos de los creyentes en las Fuerzas Armadas rusas, que siguen gobernadas por el artículo 8 de la ley federal «Sobre las condiciones de los soldados en servicio activo» y unas cuantas líneas de la ley de 1997 «Sobre libertad de conciencia y asociaciones religiosas» en las que el derecho a practicar la propia religión queda restringido al ámbito privado y al tiempo fuera de servicio de cada soldado.

La nueva ley que permite a las asociaciones religiosas establecer lugares de culto no ha modificado sustancialmente la situación. En muchos casos, la concesión de permisos sigue dependiendo de la actitud de las autoridades locales y de la insistencia de las asociaciones religiosas.

Apoyo gubernamental a algunas asociaciones religiosas

Como en años anteriores, se ha utilizado financiación pública para restaurar lugares de culto, la mayor parte de ellos edificios emblemáticos. Según el ministro federal de Cultura de Rusia, Alexander Avdeev, en 2011 se destinaron a esta partida unos cinco billones de rublos de los fondos federales. Las iglesias ortodoxas fueron las más beneficiadas, pero también alguna mezquita obtuvo la ayuda. Por el contrario, las autoridades de Moscú se negaron en 2011 a restaurar el complejo de Rogozhskaia Sloboda, que pertenece a la Iglesia de los veterocreyentes.

En algunos casos, los fondos públicos también se utilizaron para construir nuevos lugares de culto, entre ellos varias mezquitas en Tiumen y una iglesia ortodoxa en Tomsk. En varias ocasiones, las autoridades locales han intentado encontrar patrocinadores que paguen la construcción de los lugares de culto, por ejemplo en Yaroslavl y Penza. En 2011, la compañía petrolífera estatal Transneft destinó 390 millones de rublos a la Iglesia ortodoxa rusa.

Como en el pasado, la Fundación para el Sostenimiento de la Cultura, la Ciencia y la Educación Islámicas, creada bajo los auspicios de la presidencia rusa, concedió financiación a la educación islámica. En noviembre, el presidente Dimitri Medvedev prometió destinar un millón de rublos a lo largo de tres años, una suma similar a la de años anteriores.

Relaciones católicos-ortodoxos

Se han producido numerosos episodios que demuestran las excelentes relaciones existentes entre la Iglesia católica y la ortodoxa rusa.

El 27 de enero de 2011, el patriarca ortodoxo de Moscú, Kiril, manifestó su aprecio por la labor del anterior nuncio papal en Rusia, el arzobispo Antonio Mennini, y por su colaboración para conseguir unas mejores relaciones entre la Iglesia ortodoxa rusa y la Santa Sede. Por su parte, monseñor Mennini agradeció al patriarca Kiril su apoyo en la tarea que ha desarrollado a lo largo de estos años: «Estoy muy contento de trabajar por el bienestar de nuestras Iglesias, pero esto habría sido mucho más difícil sin su ayuda, su actitud cordial y su caridad cristiana», afirmó.

El 13 de marzo de 2011, el metropolita ortodoxo ruso Hilarion Alfeyev, presidente del Departamento para las Relaciones Eclesiásticas Externas del Patriarcado de Moscú, subrayó la necesidad de una alianza entre católicos y protestantes para defender los valores cristianos comunes.

El 18 de marzo de 2011, durante su primera visita oficial a Rusia, el cardenal Kurt Koch, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, se reunió con el patriarca Kiril de Moscú y de Toda Rusia. Un comunicado del Patriarcado de Moscú afirma que la reunión, que se celebró en la residencia del patriarca, se centró en los «principios de cooperación» entre las dos Iglesias. La declaración añadía que «a pesar de las diferencias teológicas, las dos Iglesias pueden cercarse en una cooperación más estrecha en aquellos ámbitos en los que sus posturas coinciden, es decir, en la defensa de los valores cristianos tradicionales en Europa, la defensa de la posición cristiana en el terreno socio-económico, en la ética de la investigación científica y en la bioética».

Monseñor Antonio Mennini, que hasta 2010 era nuncio apostólico en Rusia y actualmente desempeña el mismo cargo en Gran Bretaña, recibió la condecoración «Amistad» del Estado ruso el 10 de junio de 2011, tal y como anunció el Departamento para las Relaciones Eclesiásticas Externas del Patriarcado de Moscú. El embajador ruso en el Reino Unido, A. Jakovenko, le entregó en Londres dicha condecoración. Con este motivo, el metropolita Hilarion Alfeyev, presidente del Departamento para las Relaciones Eclesiásticas Externas del Patriarcado de Moscú, le hizo llegar un mensaje personal en el que reconocía sus «méritos en el desarrollo de las relaciones de amistad entre la Santa Sede y la Federación Rusa», así como su contribución a «alcanzar una comprensión recíproca entre la Iglesia católica y la ortodoxa rusa».

La alcaldía de San Petersburgo autorizó la celebración de una procesión el día del Corpus Domini que recorrió la avenida más importante de la ciudad, la perspectiva Nevski. Según la archidiócesis de la Madre de Dios de Moscú, es un paso importante porque la procesión del Corpus solo se había celebrado en esta avenida en dos ocasiones, en 1917 y 1918. Después de 93 años, a la procesión asistieron los cónsules de varios países europeos y fue presidida por monseñor Paolo Pezzi, arzobispo de la diócesis de la Madre de Dios de Moscú.

La Conferencia Internacional sobre Discriminación y Persecución a los Cristianos, celebrada en Moscú y organizada por el patriarca de Moscú con la colaboración de la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre, marcada por la intervención del patriarca Kiril, de la que se hizo amplio eco toda la prensa rusa, finalizó el 1 de diciembre de 2011. La conferencia envió un mensaje al mundo pidiendo que se informe abierta e inmediatamente, en todo el mundo, de la persecución contra los cristianos; se trata de una emergencia mundial, e incluso humanitaria, que afecta a millones de víctimas, como ahora se sabe públicamente, con unos cien mil muertos al año.

El metropolita Hilarion Alfeyer de Volokolamsk la definió acertadamente como la reunión eclesiástica más numerosa que se haya organizado sobre este tema. La conferencia reunió, entre otros, los discursos de los arzobispos Paolo Pezzi, de la diócesis de Moscú, Ivan Jurkovic, nuncio apostólico en Rusia, y Joseph Ender, representante especial de la Santa Sede en esta conferencia. También intervinieron el metropolita de la Iglesia asiria de Irak, Mar Gewargis, y numerosos arzobispos y patriarcas del mundo ortodoxo. Fue igualmente significativa la presencia de representantes de las comunidades judía e islámica en la conferencia.

El 30 de mayo de 2012, el metropolita Hilarion Alfeyer de Volokolamsk, inauguró la conferencia acompañado por los responsables de Ayuda a la Iglesia que Sufre. El día de Pentecostés, en Moscú, el presidente del Departamento para las Relaciones Eclesiásticas Externas del Patriarcado de Moscú presentó al barón Johannes von Heereman, presidente ejecutivo de la Fundación Pontificia de Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), al asistente eclesiástico de la fundación, el padre Martin Barta, y al director internacional de AIN en Rusia, Peter Humeniuk. Durante más de veinte años Ayuda a la Iglesia Necesitada ha apoyado a la Iglesia ortodoxa rusa a la que ha donado 700.000 € en 2012, y ayudando al desarrollo de numerosos proyectos interconfesionales, que dan testimonio del gran compromiso ecuménico de la fundación. «Siempre estaremos agradecidos a Ayuda a la Iglesia Necesitada», afirmó el arzobispo ruso antes de clausurar la reunión con una última petición: «Ante los grandes desafíos que afrontan nuestras comunidades, es importante que miremos al futuro juntos».

Otras organizaciones

No se han producido informes significativamente críticos durante el período analizado sobre la situación de las otras religiones reconocidas como tradicionales. Las denuncias sobre el comportamiento de algunas autoridades locales se han presentado en la oficina del Defensor del Pueblo. La mayor parte de ellas están relacionadas con la actitud de las autoridades locales que, en ocasiones, no respetan la legislación federal sobre organizaciones religiosas. También ha habido quejas porque las autoridades federales han intervenido en raras ocasiones para poner fin a los abusos denunciados.

Varias asociaciones islámicas de la Federación Rusa han intentado crear un frente unido para acabar con el extremismo de los grupos islamistas radicales. Esta decisión, tomada por el grupo de asociaciones islámicas en sesión conjunta en febrero de 2010, recibió una cálida acogida por parte de los analistas y autoridades que consideran que se trata de una oportunidad para controlar y contener a las facciones extremistas, sobre todo en el Cáucaso.

En 2011 no se han producido homicidios por motivos religiosos, y las agresiones a miembros de otros credos han sido inferiores en número que otros años.

Igual que el año anterior, se han producido varios casos de vandalismo de trasfondo religioso. Dos iglesias ortodoxas, algunas sinagogas y varios edificios de los Testigos de Jehová sufrieron intentos de incendio. Una mezquita fue incendiada en Kamensk-Uralsky. En Rostov y Orenburg, dispararon contra edificios de los Testigos de Jehová y en Nizhnevartovsk una iglesia pentecostal fue incendiada dos veces en menos de una semana.

El cementerio de Nizhny Novgorod fue el más afectado por el vandalismo, ya que fue objeto de diez ataques de este tipo. La mayor parte de las veces el objetivo fueron las tumbas de musulmanes. En otras ocasiones, los agresores dejaron pintadas con motivos neonazis sobre las tumbas.

En Tomsk, el Movimiento Siberiano, la Organización Juvenil Paneslava, el Congreso de Comunidades Rusas y los Cosacos de Tomsk acudieron a los tribunales para impedir que se erigiera un katchkar, una cruz armenia de piedra. Argumentaban, entre otros motivos, que un monumento de este tipo es ilegal por «la ausencia de relación histórica entre losarmenios y el territorio de Tomsk y Siberia».

Se puede acceder al informe completo en: http://www.ain-es.org/pdf/ILR2012.pdf.