Éxito de un libro del fundador de Comunión y Liberación en Rusia

Se presenta en Moscú la reedición de «El sentido religioso»

| 635 hits

MOSCU, 2 mar 2001 (ZENIT.org).- La Universidad Humanística de Moscú fue testigo ayer de la presentación del libro de monseñor Luigi Giussani «El sentido religioso», el primer volumen de una introducción al cristianismo presentada por el fundador del movimiento Comunión y Liberación.



En realidad «El sentido religioso» no es una novedad absoluta para el lector ruso: apareció una primera edición, con ambiente de una cierta clandestinidad, a finales de los años ochenta, gracias a la colaboración ofrecida por el Centro Rusia Cristiana (editor de las obras de Giussani publicadas en Rusia) y del padre Aleksandr Men, sacerdote ortodoxo, asesinado en septiembre de 1990, uno de los padres del renacimiento religioso en el país en tiempos soviéticos.

Sorprendido por la actualidad que tenía el texto para responder «a las preguntas fundamentales» del hombre ruso, pisoteado durante décadas por la propaganda ideológica, el padre Men escribió un prefacio al libro dedicado especialmente a los lectores de su país, que permanece en el texto que ha vuelto a ser publicado. Además, en esta nueva edición, se ha visto enriquecido por una presentación escrita por el cardenal James Francis Stafford, presidente del Consejo Pontificio para los Laicos.

La importancia de este libro para el contexto cultural ruso de estos momentos fue subrayado ayer ante el numeroso público que acudió a participar en el presentación por el rector de la Universidad Humanística de Moscú, Jurij Afanasev, quien se refirió al texto como un instrumento utilísimo para que las nuevas generaciones de la Universidad se acerquen al cristianismo.

El carácter cultural y ecuménico del acontecimiento fue subrayado por la intervención en la presentación de dos importantes personalidades del mundo académico ruso pertenecientes a la Iglesia ortodoxa: el catedrático Sergej Averincev, profesor «ad honorem» en varias en varias universidades del mundo, y por Olga Sedakova, poeta, cuyas obras han sido traducidas a otros idiomas.

Averincev insistió particularmente en esa «garra», como la de San Pablo, que caracteriza el texto y en la fuerza convincente de la experiencia de vida que propone: una propuesta «paciente pero inquebrantable que obliga a quitar máscaras ideológicas y que obliga al interlocutor a tomarla en serio».

Olga Sedakova, por su parte, definió «El sentido religioso» como el camino para volver a tomar conciencia del «regreso en sí» de la persona, cuyas auténticas energías son hoy prácticamente desconocidas o culpablemente censuradas.

En representación de monseñor Giussani, intervino Giancarlo Cesana, uno de los responsables de Comunión y Liberación, quien presentó las líneas esencias de la personalidad y el carisma de su fundador, subrayando el atractivo de la personalidad de Cristo como respuesta a las preguntas más apremiantes del hombre.

Los organizadores del encuentro de Moscú fueron el «Centro Cultural Biblioteca Religiosa» y el «Centro para el Estudio de las Religiones» de la Universidad Humanística.

El primero, surgido en Moscú en 1993 y dirigido por Jean-François Thiry, es una institución internacional en la que participan tanto católicos como ortodoxos. Entre otras cosas, difunde grandes libros religiosos en ruso para contribuir con el diálogo cultural y religioso entre las dos tradiciones cristianas, la oriental y la occidental.

El segundo fue fundado en 1992, en el ámbito de programas culturales de la Universidad Humanística, como centro para el estudio de las religiones desde un punto de vista rigurosamente científico, respetando el fenómeno religioso como tal, y considerándolo como una de las expresiones más representativas de la cultura humana (en contraposición evidente con la propaganda atea de la época comunista).

Comunión y Liberación (CL) es un movimiento eclesial surgido en Italia en 1954, cuando monseñor Luigi Giussani dio vida a una iniciativa de presencia Cristiana llamada Jóvenes Estudiantes Cristianos, en una escuela superior de Milán.

En Italia, el Movimiento, cuenta con unos cien mil miembros de todas las edades y estilos de vida, y está regado por todo el territorio nacional. Está presente además en 64 países de los cinco continentes.

Giussani concibe el cristianismo como un acontecimiento que abraza y tiende a determinar la totalidad de la vida del hombre, como el Papa Juan Pablo II afirma en su Encíclica, Redemptor Hominis : «El redentor del hombre, Jesucristo, es el centro del cosmos y de la historia»; la fe por tanto es ambos, el origen, el criterio del juicio y la completa y adecuada razón para la acción.