Expectación en México y Cuba por la visita papal

No faltan las quinielas sobre los hitos del viaje de Benedicto XVI

| 2305 hits

ROMA, miércoles 21 diciembre (ZENIT.org).- La comisión organizadora de la visita papal, con el delegado Alberto Gasbarri –responsable de las giras pontificias- a la cabeza, estuvo en México y en Cuba.

Según algunas quinielas, el papa llegaría a México el 23 de marzo, con actos los días 24 y 25, festividad de la Encarnación, y el 26 partiría a Cuba.

Según medios mexicanos, la visita se centraría en el estado de Guanajuato –centro geográfico que facilitaría la asistencia a muchos mexicanos--, con actos en la capital, en León y en Silao. 

Por otra parte, obispos de México negaron que la visita de Benedicto XVI a México se pueda conectar con las próximas elecciones presidenciales. Como se sabe, en México los comicios presidenciales previstos para 2012 podrían suponer un giro histórico en el gobierno del país azteca. Y los arúspices buscan signos hasta debajo de las piedras.

En entrevistas con la agencia Notimex, el arzobispo de Puebla Víctor Sánchez, y el obispo auxiliar Eugenio Lira reiteraron que los viajes del papa no están condicionados a las coyunturas electorales.

"Los tiempos de los candidatos y las elecciones no son los tiempos del papa, el pontífice va porque quiere ir a México, que coincida es otra cosa, que algunos pretendan aprovecharlo es también otra cosa, pero son tiempos distintos", afirmó monseñor Sánchez.

Recordó que, desde el inicio del actual papado, se había cursado a Benedicto XVI la invitación para que visitara tierras mexicanas y, ahora que la aceptó formalmente, "es una gran noticia para un pueblo que quiere al papa".

El obispo auxiliar de Puebla Eugenio Lira rechazó lecturas inapropiadas a una gira pastoral cuyo objetivo primordial será atender las necesidades espirituales de los católicos. "Es muy importante tener en cuenta que el papa va a México a confirmarnos en la fe, como lo dijo en la misa de Nuestra Señora de Guadalupe, el 12 de diciembre en la basílica de San Pedro del Vaticano", subrayó.

"Las demás lecturas que se le quieran dar serían totalmente arbitrarias, porque el papa no va a apoyar a un partido, a un candidato ni va a hacer proselitismo de ninguna forma, si alguien se atreviera a utilizar sus palabras quedaría muy fuera de lugar", dijo.

En México, explicó, ya existía mucha expectativa aunque no se confirmaba la noticia, e incluso muchos preguntaban cómo conseguir pases para la misa que presidirá el obispo de Roma. Reveló que los obispos ya establecieron comisiones que organizarán catequesis previas, en las que se reflexione sobre la Iglesia, el ministerio del papa y concretamente sobre Benedicto XVI.

Del otro lado del mar, en Cuba, el presidente Raúl Castro recibió este 18 de diciembre a la misma delegación de la Santa Sede. De la información llegada a la agencia Fides, se sabe que el encuentro tuvo lugar en el palacio del Consejo de Estado, en la plaza de la Revolución.

Según un comunicado oficial, Castro mostró su plena disponibilidad para la visita papal. La noticia se publicó en medios oficiales cubanos y latinoamericanos, haciendo hincapié en las "excelentes relaciones" entre Cuba y el Vaticano.

El periódico del partido comunista Granma publicó unas fotos en portada de Raúl Castro y el delegado del Vaticano Alberto Gasbarri. A la reunión con el general Castro también asistieron el cardenal arzobispo de La Habana Jaime Ortega, el nuncio apostólico en Cuba Bruno Musar, y el presidente de la Conferencia Episcopal y arzobispo de Santiago de Cuba Dionisio García.

Por Nieves San Martín