'Facebook' rectifica y rehabilita la página ''Memes Católicos''

La plataforma ciudadada Hazte Oir canalizó más de doce mil peticiones de restitución

Roma, (Zenit.org) Redacción | 2173 hits

La red social Facebook ha levantado la censura a la página Memes Católicos, del joven peruano de 24 años Yhonatan Luque Reyes. Más de doce mil personas firmaron la alerta de HazteOir.org para pedir a Facebook que revocase su injusto veto a esta página cristiana, que cuenta con 115.000 seguidores.

La acción ciudadana de HazteOir.org (HO) se sumó a la de otras organizaciones que también se movilizaron para que Facebook reconsiderase su decisión.

El pasado 25 de enero, esta red social comunicó a Yhonatan Luque la decisión de censurar su página Memes Católicos. La empresa cedió a una campaña de presión para conseguir el veto, emprendida por grupos anticristianos.

Justo un mes después, y con más de doce mil peticiones, canalizadas a través de HO, protestas en la propia red social y la denuncia de diversos medios católicos (ver: http://www.zenit.org/article-44479?l=spanish), Facebook ha revocado su decisión y levantado la censura a Memes Católicos.

La historia de Memes

Con 24 años, este joven estudiante de informática, que canta en el transporte público de Lima para sostenerse, decidió abrir una página en Facebook para discutir temas de fe con sus 15 amigos más cercanos. El lenguaje que utilizaba cautivó a otros usuarios: sencillas imágenes, memes, que a modo de viñetas, con humor y con profundidad permitían el diálogo y el intercambio de ideas.

Los quince amigos se transformaron en cien mil en menos de nueve meses. Se convirtió en lugar de encuentro de católicos, protestantes y ateos. El éxito de la iniciativa encendió las alarmas de grupos anticristianos que de modo coordinado denunciaron falsamente la página.

Con más seguidores en Facebook que medios españoles asentados, Yhonatan y sus Memes se convirtieron en noticia en diversos medios. El pasado diciembre, la red social le había comunicado que había sido denunciado por violar el punto 3.7 de la política de Facebook que dice que «está prohibido subir material que incite al odio, material pornográfico, material que induzca a la violencia …». Cuatro días después de ser noticia, las falsas denuncias habían hecho efecto y la compañía suprimía la página.

A pesar de que Facebook en un primer momento ofreció a Yhonatan la posibilidad de que se identificase formalmente y la disposición del joven a demostrar tanto la autoría como la absoluta corrección de las publicaciones la página se mantuvo censurada.

La situación fue interpretada como un ataque a la libertad de expresión y de religión por muchos medios de comunicación. La indignación corrió por las redes sociales, las muestras de apoyo se contaron por millares, testigos oculares de que los hechos denunciados son falsos. Hasta el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales del Vaticano se hizo eco en su cuenta de Twitter.