Fallece el responsable de la rama sacerdotal del Movimiento de los Focolares, Silvano Cola

Chiara Lubich, fundadora, recuerda su «generosidad incansable»

| 451 hits

ROMA, domingo, 18 febrero 2007 (ZENIT.org).- Responsable de la rama de sacerdotes diocesanos que se formó desde los años ’50 en el entonces naciente Movimiento de los Focolares, don Silvano Cola falleció en la mañana del sábado de improviso.



«El Padre ha llamado consigo a don Silvano Cola», informa en un comunicado el movimiento eclesial a Zenit.

Vivía junto a otros presbíteros en el Centro sacerdotal en Grottaferrata (Roma), donde falleció por una parada cardiaca.

Don Silvano se contó entre los primeros sacerdotes que, en contacto con los Focolares, hallaron un nuevo impulso para el ministerio sacerdotal en la unidad que brota de la reciprocidad del amor evangélico, central en la espiritualidad del Movimiento.

Al dar la noticia de esta desaparición, la fundadora de los Focolares, Chiara Lubich, recalcó de don Silvano la «generosidad incansable» con la que desarrolló su labor al servicio del mundo sacerdotal, remitiéndose a las palabras evangélicas sobre Jesús: «Habiéndoles amado, los amó hasta el extremo».

Durante estos últimos años, don Silvano Cola había compartido con una de las primeras focolarinas, Valeria Ronchetti, la responsabilidad de la secretaría para el «primer diálogo».

Fue instituida por la fundadora de los Focolares para promover la comunión entre movimientos eclesiales y nuevas comunidades, en respuesta al deseo de Juan Pablo II, tras el gran encuentro con estas realidades en la vigilia de Pentecostés de 1998, en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

Originario de Camerino, en la región italiana de las Marcas, Silvano Cola nació el 22 de enero de 1928.

Recibió la ordenación presbiteral a los pocos meses de cumplir los 23 años.

De acuerdo con su arzobispo, en 1964 se trasladó al Centro del Movimiento eclesial.

En 1990 tomó parte en el Sínodo de los Obispos sobre la formación sacerdotal.

Actualmente era miembro del Consejo general de los Focolares.

El próximo martes, a las 14.30 horas, el Centro Mariápolis de Castel Gandolfo (a una treintena de kilómetros de la Ciudad Eterna) acogerá los funerales por su eterno descanso.

El Movimiento de los Focolares, fundado en 1943, está difundido actualmente en 182 países; abraza a algunos millones de personas entre miembros y simpatizantes de toda edad y condición, raza, cultura, vocación y credo.

En la gran familia de los Focolares, el Movimiento Sacerdotal, lejos de distraer a presbíteros y diáconos de la vida de sus diócesis, les estimula al crecimiento del espíritu de unidad entre todos, de manera especial en el presbiterio diocesano, a fin de que se realice cada vez más la Iglesia-comunión reunida fraternalmente en torno al obispo y abierta a un diálogo universal.

En esta rama sacerdotal participan actualmente unos 20 mil sacerdotes y diáconos, además de unos 5 mil seminaristas; viven en 120 países de los cinco continentes.

Más información en http://www.focolare.org.