Fallece Helmut Nicklas, protagonista de la comunión entre movimientos cristianos

Protestante, fue responsable de la asociación alemana ecuménica de jóvenes cristianos

| 1449 hits

MUNICH, domingo, 26 agosto 2007 (ZENIT.org).- «Helmut Nicklas, era realmente una persona carismática por su capacidad de escuchar la voz de Dios y de seguirle con radicalidad»: así le recordó Chiara Lubich, fundadora del Movimiento de los Focolares.



En un mensaje leído en la iglesia de San Mateo -catedral evangélico-luterana de Munich- el pasado 17 de agosto, en el funeral por Nicklas, Lubich habló de él como «amadísimo amigo y verdadero hermano» quien, con «pasión», gastó su vida por la unidad.

Helmut Nicklas murió cinco días antes, tras doce meses de dolorosa enfermedad. Tenía 68 años.

Nacido en Nabburg (Alemania), estaba casado y era padre de dos hijos.

De 1971 a 2002 fue el responsable del YMCA de Munich (la asociación ecuménica de jóvenes cristianos). De 1982 a 1998 fue también vicepresidente del YMCA World-Urban-Network (que comprende más de 2.000 asociaciones difundidas en todo el mundo), y a partir de 1985 era miembro del Advisory Bord del International Charismatic Consultation.

De él Chiara Lubich subrayó sobre todo el «papel decisivo» desarrollado en el camino de comunión entre los movimientos y comunidades de varias Iglesias.

De ello dio testimonio igualmente la numerosa representación de comunidades y movimientos evangélicos y católicos en el rito fúnebre, y los mensajes de la Comunidad de San Egidio y del Movimiento de Schoenstatt.

Este camino de comunión, iniciado en 1999, floreció en los grandes encuentros que, con el título «Juntos por Europa», tuvieron lugar en Stuttgart (Alemania) en 2004 y en mayo de 2007, para contribuir a dar un alma al continente y superar los conflictos y las barreras.

Durante su enfermedad, Chiara Luchich permaneció continuamente en contacto con Nicklas a través de algunos miembros de los Focolares en Alemania.

Dos días antes de su fallecimiento, dejó a Severin Schmid -quien le visitó en la clínica de Munich donde estaba ingresado- una especie de testamento: «Hemos vivido momentos históricos -dijo Nicklas-. Son como señales que nos indicarán también en el futuro el camino. Debemos permanecer fieles a lo que Dios nos ha hecho vivir. Debemos contar esta historia».

Helmut Nicklas fue uno de los dos delegados de la Iglesia evangélica alemana invitados al Congreso que precedió el gran encuentro de Movimientos y nuevas comunidades con el Papa Benedicto XVI, en la vigilia de Pentecostés de 2006.

En una entrevista concedida a Zenit, a la pregunta sobre qué tienen en común los Movimientos y comunidades católicas y evangélicas, Helmut Nicklas respondió: «Con los Movimientos católicos nos une la fuerte convicción de que los hombres de hoy tienen necesidad de Jesucristo».