Fallece una pionera de los Focolares en América Latina

Lia Brunet creó la Ciudadela de O’Higgins en Argentina

| 381 hits

ROMA, domingo, 13 febrero 2005 (ZENIT.org).- El 5 de febrero falleció a los 87 años Lia Brunet, una de las primeras compañeras de Chiara Lubich en los inicios del Movimiento de los Focolares, quien desempeñó un papel decisivo en el crecimiento de esta nueva realidad eclesial a América Latina.



Con el objetivo de difundir el Evangelio, su primer viaje al otro lado del Océano tuvo lugar en 1958. Hoy el carisma de los Focolares en el «continente de la esperanza» es vivido por unas 520.000 personas de todas las edades y categorías.

Eran los años de la revolución del argentino Che Guevara. «Sí --decía entonces Lia--. También la nuestra es una revolución, pero utilizando el arma más poderosa, el Amor que Jesús ha traído a la tierra».

Aquella estancia duró unos doce meses. Regresó en 1961 a América Latina, donde permaneció durante 44 años, encargándose de manea especial de la fundación de la Ciudadela de O'Higgins, que se convertiría en polo de nueva evangelización, y en particular de promoción entre las empresas del proyecto de la «economía de comunión», lanzado por Chiara Lubich en Brasil, en 1991.

Lia Brunet --su nombre de pila es Natalia--, nació en Cembra di Trento (norte de Italia) en 1917. A los 18 años, era maestra de materias de letras en una escuela de formación profesional. Con la segunda guerra mundial se derrumbaron «todos y cada uno de mis intereses», como ella decía.

En Trento se encontró con Chiara Lubich, quien le presentó la opción radical por Dios que había hecho santa Clara de Asís.

Lia escribirá más tarde: «No sabía si era la historia de Clara de Asís o la suya o… la mía. También yo quería escoger a Dios como ideal de mi vida». Dejó a su novio para seguir a Cristo en el Movimiento.

Al anunciar al Movimiento el fallecimiento de Lia, Chiara Lubich, ha dicho: «No se siente esta separación, pues la unidad con ella es siempre más fuerte», según informa el Servicio de Información de los Focolares.