Falleció monseñor Faustino Sáinz Muñoz, nuncio emérito

Su fina labor dialogante le hizo acreedor de puestos diplomáticos delicados

| 1833 hits

Por N.S.M.

MADRID, jueves 1 noviembre 2012 (ZENIT.org).- En Madrid, falleció monseñor Faustino Sainz Muñoz, nuncio apostólico emérito por razones de salud, desde hacía dos años. Tenía 75 años y padecía un cáncer. Será enterrado en la cripta de la parroquia de Nuestra Señora de la Concepción de Madrid, en la tarde del viernes 2 de noviembre. Su fina labor dialogante le hizo acreedor de puestos diplomáticos delicados.

Monseñor Faustino Sainz Muñoz fue el nuncio apostólico que recibió a Benedicto XVI en el Reino Unido, en septiembre de 2010. Tres meses después se retiró, ya enfermo. Jugó un papel fundamental en el éxito de aquella visita histórica del papa al Reino Unido.

Mientras preparaba la visita de Benedicto XVI al Reino Unido, fue sometido a una operación para intentar extirpar un tumor cerebral.

Fue uno de los artífices de los resultados de la mediación pontificia entre Chile y Argentina, tras el conflicto austral que llevó a los dos países el borde de una guerra.

Hablando sobre esta mediación a Radio Vaticano contó: "Creo que Argentina y Chile querían evitar el abismo de la guerra, porque en definitiva no querían la guerra pero ¡se habían visto 'llevados' al borde de este precicipio! Por tanto, tuvieron la buena idea de pedir al santo padre, a Juan Pablo II, la posibilidad de que les diera una mano, les ayudara a encontrar una vía de salida mejor. El santo padre decidió enviar al cardenal Samoré en la Navidad de 1978 para que viera él, como mediador, las posibilidades existentes de una vía pacífica para la solución de la controversia. Luego, los dos países se mantuvieron durante seis años en esta actitud de escucha confiada de las propuestas del santo padre, a través del cardenal Samoré, con paciencia, hasta llegar a la solución feliz, con la firma del Tratado de Paz y de Amistad, hecha el 29 de noviembre de 1984. Creo que, por una parte, el elemento fundamental fue el empeño de la Santa Sede, de Juan Pablo II, a través del cardenal Samoré, y luego la paciencia de la Santa Sede, del mismo cardenal Samoré, y de los dos países en seguir las indicaciones que se les daban".

El 2 de junio de 2005, fue recibido por la reina Isabel II de Inglaterra y entregó las cartas credenciales como representante papal.

El arzobispo de Westminster y presidente de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, el cardenal Cormac Murphy-O Connor, al hacerse público el nombramiento de monseñor Sáinz Muñoz, había afirmado: "Su experiencia y sabiduría serán de enorme valor para nosotros en un tiempo de desafíos y oportunidades para la vida de la Iglesia en nuestro país".

Juan Pablo II lo había nombrado nuncio apostólico en el Reino Unido, el 11 de diciembre de 2004, después de haber representado a la Santa Sede ante las instituciones europeas en Bruselas, como nuncio apostólico ente la Unión Europea. 

Nació en Almadén, Ciudad Real, España, el 5 de junio de 1937. Sacerdote diocesano de Madrid, recibió la ordenación sacerdotal el 19 de diciembre de 1964 y fue ordenado obispo el 18 de diciembre de 1988.

Doctorado en la Universidad Lateranense de Roma, fue enviado como diplomático a Senegal en 1970 y a los países escandinavos en 1972. Estaba licenciado en Teología, era doctor en Derecho Canónico y cursó los estudios de la escuela diplomática vaticana.

En 1973, fue adscrito al Consejo para Asuntos Públicos de la Iglesia, llegando a ser la mano derecha de monseñor Agostino Casaroli, un trabajo que ahora se conoce como la Sección de la Secretaría de Estado de las Relaciones con los Estados. En 1988, fue nombrado pronuncio en Cuba y consagrado arzobispo titular de Novaliciana.

En 1992, fue nombrado nuncio en el Zaire (Hoy República Democrática del Congo), y vivió momentos difíciles de este país africano. Desde 1999 hasta 2005, desempeñó el cargo de primer nuncio ante la Comunidad Europea.

Habrá funerales por su eterno descanso en la citada parroquia de Nuestra Señora de la Concepción de Madrid, en la capilla de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, también en Madrid, en la catedral de Nuestra Señora del Prado de Ciudad Real, y en la parroquia de Nuestra Señora de la Estrella de Almadén, Ciudad Real.