Familias y jóvenes, protagonistas en Dublín

Entrevista con monseñor Mark Davies

| 1211 hits

Por Ann Schneible

DUBLÍN, jueves 14 junio 2012 (ZENIT.org).- La Iglesia encontrará su renovación permaneciendo activa a la alegría y apertura al Evangelio de los jóvenes, dijo el obispo Mark Davies.

El obispo de la diócesis de Shrewsbury Mark Davies ofreció reflexiones catequéticas a un encuentro de cerca de mil jóvenes en el evento juvenil organizado el lunes por la noche por la comunidad de Taize, dentro del 50 Congreso Eucarístico Internacional que se está celebrando en Dublín. También lidera un grupo de peregrinos ingleses que han venido al Congreso.

El obispo Davies ha hablado con ZENIT sobre sus esperanzas de que el Congreso ayude a transmitir la Buena Noticia a los jóvenes y sus familias.

Usted dio una catequesis a los jóvenes en un evento organizado por la comunidad de Taize. ¿Qué clase de energía recibió de los jóvenes que participaron?

--Mons. Davies: La energía fue no sólo la alegría y entusiasmo, que es un don especial de los jóvenes que el beato Juan Pablo II usó a menudo para referirse a ellos. Pero lo que yo noté [la otra noche] es la atención, que es un verdadero espíritu de apertura, en aquellos cientos de jóvenes que vinieron a la catequesis. También su deseo no sólo de oir y escuchar, para recibir la catequesis y una profundización de su comprensión de la fe, sino también su apertura a recibir el desafío de la fe. Estaban muy abiertos a esto, y esto especialmente me emocionó la última noche en el Espacio Juvenil del Congreso.

Se han hecho comparaciones entre esta iniciativa y la Jornada Mundial de la Juventud. ¿En qué difiere este evento, especialmente respecto al centrarse en la Eucaristía?

--Mons. Davies: La otra noche hablé a los jóvenes sobre la promesa que el santo padre pidió hace siete años en Colonia: que prometieran en sus corazones permanecer fieles a la Misa del domingo frente a toda dificultad y distracción.

Tengo mucha esperanza en que este Congreso pueda permitir este mensaje y que este nuevo compromiso entre los jóvenes surja aquí en nuestra isla, y por supuesto, con todas las conexiones internacionales del Congreso Eucarístico.

El tema principal del martes fue la familia. ¿Cuáles son algunos de los principales desafíos para la renovación de la familia, especialmente en orientar a la familia, sobre todo los niños, a desarrollar una más cercana devoción a la Eucaristía?

--Mons. Davies: Pienso que hay que animar mucho más el liderazgo de los padres, porque recuerdo a mis propios padres, en los días de mi infancia, tan claramente indicándome la presencia real por la que nos reuníamos en la Misa, la visita al Santísimo en la iglesia. Pienso que podemos dar este impulso esta semana a los padres, ayudándoles en un modo muy sencillo y directo, a compartir esta fe y oración con sus hijos.

Pero pienso, también, en relación a los jóvenes, que están a menudo redescubriendo la fe que a veces se perdió en la generación anterior a ellos. Y pienso que los mismos jóvenes tendrán un claro protagonismo al formar sus familias para ayudarles, y quizá a los mayores de su familia, a redescubrir la maravilla de esta fe de nuevo.

Usted esta aquí con un un grupo de peregrinación de Inglaterra. ¿Qué tiene que ofrecer este Congreso Eucarístico a la Iglesia católica de Inglaterra, especialmente respecto a la idea de familia?

--Mons. Davies: Pienso que es un gran testimonio el Congreso... Lo que deseamos impulsar es la claridad de este testimonio entre los católicos de Inglaterra, pero también en muchas partes del mundo occidental, donde este claro testimonio se necesita, tanto en el ejemplo que damos como católicos como también en la voluntad de articular la buena noticia del matrimonio como el fundamento de la familia. Porque en muchas partes del mundo occidental --incluyendo mi propio país- esto es algo que está siendo amenazado y necesitamos defender, ahora, el matrimonio y estar dispuestos a hablar a favor del matrimonio también. Espero que el Congreso nos dará el impulso para ello.