Famoso escultor japonés descubre la fe estudiando a Antoni Gaudí

Testimonio de Etsuro Sotoo en el «Meeting» de Comunión y Liberación en Rímini

| 1837 hits

RÍMINI, martes, 23 agosto 2005 (ZENIT.org).-


Etsuro Sotoo, escultor japonés fascinado por las obras del arquitecto español Antoni Gaudì, descubrió la fe católica trabajando en la iglesia de la Sagrada Familia de Barcelona.

El escultor, sumamente famoso en su país, testimonió su experiencia el domingo pasado en el «Meeting» que organiza Comunión y Liberación en la localidad italiana de Rímini, en el transcurso de una conferencia que llevaba por título «Los “hombres ventana”. La libertad en el arte».

Al visitar Barcelona en 1978, Sotoo quedó fascinado por el templo expiatorio de la Sagrada Familia, obra maestra incumplida de Gaudí (1852-1926), cuya causa de beatificación está en curso, y pidió poder quedarse para trabajar en la ciudad catalana como escultor.

«Para comprender a Gaudí era necesario saber qué quería hacer con estas esculturas, con este edificio tan maravilloso, que no era sólo una obra de arte», explicó el artista.

«Trataba de insimismarme e interrogaba a las piedras. Me preguntaba qué habría hecho Gaudí en mi lugar. Era necesario descubrir lo que había detrás de esta piedra», confesó.

Sotoo no encontró respuestas a estas preguntas hasta que comprendió que no tenía que «mirar a Gaudí, sino hacia la dirección en la que miraba Gaudí».

Según el artista japonés, la imponencia del templo, que desafía las leyes de la gravedad, no quiere ser la exhibición de la orgullosa potencia de un artista, sino una obra dedicada y mantenida por Dios, de quien Gaudí se consideraba un colaborador, hasta el punto de que ni siquiera quiso poner su nombre personal al proyecto.

Sotoo, quien pidió en 1989 el bautismo, afirmó que tras la conversión, su manera de trabajar no ha cambiado, pero «es más fácil y segura» y le llena de «gusto y libertad».

«La arquitectura de Gaudí indica, no obliga, es algo humano. Así es también el camino de jesús. Jesús no nos obliga a hacer algo, sino que nos guía. Y así podemos ser mucho más felices y seguros».

Etsuro Sotoo concluyó su intervención en el «Meeting» afirmando que «el artista, como decía Gaudí, con su obra colabora en la creación de Dios y de este modo la libertad y la felicidad son posibles. Este es el único camino que debe seguir el hombre».

En el encuentro, el poeta francés Jean-Pierre Lemaire, explicó que «el “hombre ventana” es el que logra intuir el sentido de la realidad y que es capaz de transmitirlo a los demás».

Más información sobre el templo de la Sagrada Familia en http://www.sagradafamilia.org