Fe, razón y amor, fundamentos de la doctrina social de la Iglesia

Una «verdad que debe hacerse amor en la cultura moderna»

| 539 hits

ROMA, miércoles, 15 diciembre 2004 (ZENIT.org).- El secretario del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz considera que «la unidad entre fe y razón en Cristo» y el amor son los fundamentos de la doctrina social de la Iglesia.



Así lo constató el obispo Giampaolo Crepaldi al inaugurar en Roma, este martes, un encuentro de presentación a asociaciones y movimientos eclesiales del Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, publicado el pasado mes de octubre.

El encuentro, al que asistieron representantes de sindicatos católicos, de la Acción Católica y otros movimientos y federaciones de organizaciones no gubernamentales católicas, fue organizado por el Departamento de Pastoral Social y del Trabajo de la Conferencia Episcopal Italiana.

El secretario del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz definió la doctrina social de la Iglesia se como «la pretensión "escandalosa" de hacer que se encuentren la fe en Jesucristo y las exigencias de la razón, y buscar la síntesis vital entre anuncio cristiano y realidad auténtica de la persona humana».

Dirigiéndose a los presentes, Crepaldi subrayó que «el Compendio pone todo el corpus de la doctrina social de la Iglesia en manos de las comunidades cristianas, intelectuales y centros de estudio y de investigación, asociaciones y movimientos, para que no la entiendan como un elenco de buenos sentimientos, sino como verdad que debe hacerse amor, inscrita en la cultura moderna».

Crepaldi insistió en rebatir la idea de concebir la doctrina social como «un elenco de valores entendidos como exigencias éticas genéricas» y criticó «la cultura moderna que induce a este uso "débil" de la doctrina social de la Iglesia por parte de los católicos».

«Cuando los católicos no son capaces de aceptar la propia fe como verdad, el cristianismo como "religio vera" [religión verdadera, ndt.], no serán tampoco capaces de apreciar el valor universal de la propia doctrina social y la interpretarán sólo como una aportación más», subrayó el secretario de Justicia y Paz.

Crepaldi insistió en que la doctrina social invita a la unidad de los católicos. Es verdad que «el bien se puede hacer de muchos modos», reconoció el prelado, pero «no hay que olvidar que la praxis de los cristianos debe también mostrar la misma fe y el mismo patrimonio de principios de reflexión, de criterios de juicio y de directivas de acción, o sea debe mostrar la referencia a una misma doctrina social de la Iglesia».

«La acción de los católicos laicos debe ser una actuación "en la fe de la Iglesia"», concluyó el prelado.