Fidel Castro: He deseado la beatificación de Juan Pablo II

El encuentro con el expresidente cubano cerró el viaje pastoral de Benedicto XVI

| 2028 hits

LA HABANA, jueves 29 marzo 2012 (ZENIT.org).- Incierto hasta el final, en algunos momentos dado por excluido, el encuentro entre el papa Benedicto XVI y el exmandatario cubano Fidel Castro por fin tuvo lugar.

Los dos se encontraron en torno a las 12,30 en la Nunciatura Apostólica de La Habana y su conversación duró cerca de media hora. El coloquio fue definido por el portavoz vaticano, padre Federico Lombardi, “cordial, vivaz, animado e intenso”.

Casi coetáneos (casi 85 años el papa, casi 86 el exmandatario), ironizaron sobre la vejez. El santo padre, en particular, dijo: “Soy anciano pero todavía puedo cumplir con mi deber”.

Benedicto XVI confió a su interlocutor su propia alegría por la calurosa acogida en tierra cubana y a la pregunta: “¿Qué hace un papa?”, respondió: “Está al servicio de la Iglesia universal”. Fidel dijo haber seguido cada momento de la visita pastoral por la televisión.

Castro hizo al pontífice algunas preguntas sobre los cambios en la liturgia de la Iglesia y le confió su propia preocupación por los problemas de la humanidad. El expresidente cubano afirmó también haber deseado de corazón la beatificación de la madre Teresa de Calcuta –gran benefactora de Cuba- y de Juan Pablo II, con el que se encontró en 1996 en El Vaticano, y en 1998 en La Habana.

Respecto a los discursos de Benedicto XVI sobre el problema de la “ausencia de Dios” y sobre la relación entre ciencia y fe, Castro pidió al santo padre que le enviara un libro sobre el tema. “Debo pensar en cuáles títulos enviarle”, respondió el papa.

Durante el coloquio estuvo presente la esposa del exlíder cubano Dalia. Al final de encuentro, presentó al pontífice a dos de su hijos.