Filipinas: Cáritas Española enví­a 200 mil euros para los damnificados del tifón

La campaña de solidaridad 'Cáritas con Filipinas' canaliza el compromiso de los donantes españoles

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 599 hits

Cáritas Española, que mantiene desde hace décadas una estrecha relación de cooperación fraterna con ese país asiático, se ha puesto a disposición de Cáritas Filipinas para acompañar su respuesta a la emergencia en el marco de la red internacional. En este sentido, ha aprobado ya el envío urgente de una partida inicial de 200 mil euros para apoyar las acciones de ayuda a las víctimas en esta primara fase de la emergencia. 

Asimismo, ha activado una campaña de solidaridad “Cáritas con Filipinas”, con objeto de canalizar el compromiso de los donantes españoles con los damnificados del tifón Haiyan.

Por su parte, Cáritas Filipinas ha informado a toda la red internacional de Cáritas que la poderosa tormenta Haiyan que azotó a Filipinas el pasado viernes ha dejado tras de sí un rastro de destrucción masiva. El padre Edwin Gariguez, secretario ejecutivo de Cáritas Filipinas-NASSA, ha asegurado que “es una gran catástrofe, pero nuestra planificación de emergencia ya está en marcha”.

“Es la tormenta más fuerte y más grande que ha golpeado nunca el país. Ha afectado a una zona ya devastada por un terremoto. Estamos en una situación de máxima necesidad. Es una gran calamidad”, ha señalado Gariguez. Además, ha informado que los tendidos eléctricos, las líneas telefónicas y las antenas de telefonía móvil han quedado destruidos, lo que dificulta seriamente la comunicación con las áreas más golpeadas.

Una vez realizadas las primeras evaluaciones de esta grave catástrofe natural, Cáritas Filipinas pondrá a punto en las próximas semanas un plan global de respuesta a la emergencia y el correspondiente llamamiento de ayuda al conjunto de las Cáritas de todo el mundo.

El supertifón Haiyan --conocido localmente como Yolanda-- sacudió el centro de Filipinas el viernes 8 de noviembre con vientos de hasta 235 km/h, obligando al menos a 4 millones y medio de personas a buscar refugio en albergues de emergencia.

Ha sido una de las más fuertes tormentas que ha azotado el archipiélago en las últimas décadas, dejando tras de sí un camino de destrucción en varias de las islas centrales. Según los primeros cálculos, aún no confirmados, podría hablarse de hasta 10.000 muertos en una sola provincia.

El tifón ha golpeado algunas de las mismas zonas que ya fueron devastadas por el terremoto de 7,3 grados de magnitud registrado el mes pasado en Filipinas.