FILIPINAS: LA CRISIS DE LOS REHENES ENVENENA LA CO

El director de «Mundo y Misión» analiza la situaci

| 331 hits

ROMA, 21 mayo (ZENIT.org).- La situación en la isla de Mindanao se ha agravado en las últimas semanas, tras el ataque del Ejército filipino a los guerrilleros del Frente Moro de Liberación Islámica (MILF) que, desde hace cinco años, controlaban 15 kilómetros de una importante carretera de la isla. Los combates han obligado a unas 250.000 personas a abandonar sus casas. Por otra parte, 21 rehenes siguen en poder del grupo extremista islámico Abu Sayyaf en la isla de Jolo. El padre Giancarlo Politi, director de «Mundo y Misión», a su regreso de la isla de Mindanao, ha hecho declaraciones al diario «Avvenire» sobre la situación.



«No hay duda --afirma este misionero y periodista-- que detrás de esta crisis hay problemas no resueltos, sobre todo el no cumplimiento de los acuerdos de paz por parte del Gobierno». En realidad, nunca han llegado a la isla las inversiones que el Gobierno de Manila había prometido a cambio de la renuncia del ala moderada del MILF a la creación de un estado islámico independiente.

«Esto, lamentablemente --subraya el padre Politi--, da argumentos a los grupos más extremistas, según los cuales los planes de desarrollo y las inversiones van sólo a las zonas de mayoría cristiana». El director de «Mundo y Misión» afirma que la toma de rehenes de Abu Sayyaf ha contribuido a empeorar el clima entre las comunidades cristiana y musulmana. «Aunque no hay una guerra abierta --afirma-- y la crisis se limita a zonas muy determinadas, hay un clima general de tensión. La mayor parte de los musulmanes de la región son moderados y no quieren esta exasperación, pero en un momento de crisis como éste, las posturas cambian. Lo peor es el clima de desconfianza que se crea. Incluso el amigo, en algunos momentos, se convierte en un peligro potencial. A esto se suma la inseguridad que nace del no saber quién es de verdad el enemigo, dónde golpeará y cuándo».

Según esto, ¿se podría decir que el grupo guerrillero goza de un cierto consenso popular? «Los musulmanes están divididos entre quienes se contentan con la autonomía y los que en cambio no renuncian a pedir la independencia --aclara el padre Politi--. Y, entre estos últimos, hay quien ve al grupo Abu Sayyaf como punto de referencia ideal, aunque es imposible cuantificarlos». El grupo extremista islámico quiere limpiar todo el sur de la presencia cristiana: «Es una de sus peticiones --indica el padre Politi--, pero no tiene sentido, sobre todo en la isla de Balisan, donde los
musulmanes no son ni siquiera una clara mayoría. Los cristianos han nacido allí ¿cómo pueden aceptar que se les expulse? Una petición de esta clase es en realidad la fuente de una discrepancia que nunca podrá ser resuelta».

A la crisis en las islas del sur del archipiélago filipino se añade la falta de credibilidad de las autoridades de Manila. «Por parte de todos --afirma al director de «Mundo y Misión»-- hay una desconfianza total en el Gobierno del presidente Estrada. Se ve regresar a los viejos amigos de Marcos. El mismo presidente se muestra incapaz de gestionar las situaciones más delicadas. Por dar un ejemplo: justamente ahora, en medio de esta crisis, está en visita oficial en China. Obviamente la desconfianza aumenta».