Filipinas: La Iglesia se moviliza para pedir la dimisión de Estrada

El presidente involucrado en un escándalo de juego ilegal de azar

| 375 hits

MANILA, 2 nov (ZENIT.org-FIDES).- Mientras el Senado de Filipinas investiga el caso del presidente Joseph Estrada --acusado de haberse enriquecido de manera ilegal con el «juetang», juego ilegal de azr), el cardenal Jaime Sin, arzobispo de Manila, invita a los fieles a participar en una marcha pública de oración el sábado 4 de noviembre.



El cardenal Sin ha pedido a las parroquias, a las escuelas católicas, a los institutos y a las comunidades religiosas que se movilicen para pedir juntos y enérgicamente las dimisiones del presidente.

La neta toma de posición de la Iglesia, sin embargo, no agrada a los políticos. Durante un debate en el Senado, el responsable de la Comisión del gobierno para el juego de azar legal señaló que gran parte de las entradas de las personas enriquecidas por estas actividades termina precisamente en las arcas de la Iglesia, incluida la archidiócesis de Manila.

En un comunicado de prensa del 24 de octubre, el cardenal Sin replicó: «La Iglesia no pide a los donantes el origen de su dinero. Nuestra tarea consiste en asegurar que el dinero vaya a los pobres. En el curso de su historia, la Iglesia ha aceptado muchas veces "dinero sucio" de ladrones y criminales bajo forma de restitución, ante la imposibilidad de devolverlo a sus legítimos propietarios. La aceptación y restitución del dinero no significa aprobación o condonación. La restitución va acompañada de una conversión del corazón y de la determinación de no volver a cometer el pecado».

En los últimos días, el episcopado filipino ha renovado la invitación al presidente Estrada a dejar la presidencia. En un comunicado del 20 de octubre, monseñor Orlando Quevedo, presidente de la Conferencia Episcopal Filipina, analizando la situación del país, hacia notar la caída de la moneda filipina y el inminente derrumbamiento de la economía: «Las dimisiones parecen inevitables dado que la confianza en el presidente se ha visto irremediablemente comprometida».

El arzobispo denunciaba también el intento político del Senado de proteger al presidente: «Se tiene la impresión de que el Senado está más interesado por destruir la credibilidad del super-testigo del escándalo, el gobernador Singson, que por conocer la verdad». Luis Singson ha acusado de soborno, cohecho y traición a la confianza pública al presidente Estrada.

El cardenal Ricardo Vidal, arzobispo de Cebú, también ha presentado una invitación expresa y directa al presidente para que presente sus dimisiones.