Foro Internacional en Montecarlo de pastoral del circo

Del 17 al 21 de enero, con carácter ecuménico

| 606 hits

ROMA, lunes, 12 enero 2004 (ZENIT.org).- El Festival internacional de Circo de Montecarlo se convertirá en el contexto en el que se celebrará del 17 al 21 de enero de 2004 el Foro de las Organizaciones Cristianas para la Pastoral del mundo del circo y de los parques de atracciones.



El anuncio de la iniciativa tiene lugar después de que Juan Pablo II, en la audiencia general del pasado miércoles, se encontrara con más de un centenar de profesionales del mundo del circo.

La noticia la ha dado la Oficina Nacional para la Pastoral de los profesionales de Ferias y Circos de la Conferencia Episcopal Italiana, cuyo director, monseñor Piergiorgio Saviola, organiza el Foro.

El encuentro de carácter ecuménico --participarán católicos, protestantes y ortodoxos-- contará, entre otros, con la participación de sacerdotes, religiosas, religiosos, diáconos y laicos que se dedican a prestar servicio espiritual y humano a las personas que trabajan en este sector del mundo del espectáculo.

Estará presente, por ejemplo, el padre Mirko Dalla Torre, sacerdote diocesano, que ejerce su ministerio sacerdotal asistiendo espiritualmente a las personas del Circo de Viena.

Monseñor Alfredo Magarotto, obispo italiano de Vittorio Veneto, considera que el mundo del circo «espera ser redescubierto, comprendido y ayudado para que pueda integrarse en el tejido vivo de la pastoral de nuestras comunidades cristianas, respetando las características de su cultura y sus válidas tradiciones religiosas».

El foro tiene lugar en momentos en los que en muchos países el mundo del circo está experimentando una seria crisis económica. En Italia, explica la Oficina dedicada a esta Pastoral en Italia, se ha reducido el público en el último año en un 50%.

«Se trata de un mundo de profundas raíces cristianas --explica monseñor Saviola en el comunicado en el que se anuncia la iniciativa--. Precisamente por este motivo nos centramos en la formación de los artistas desde el punto de vista moral y religioso para que sean a su vez evangelizadores entre su gente y entre los que les siguen, protagonistas de la evangelización en su ambiente».

En Italia, la pastoral del mundo del circo y de los parques de atracciones cuenta con la ayuda de 90 sacerdotes y religiosos, 7 diáconos, unas 10 religiosas y 55 laicos. En la mayoría de los casos no se dedican a tiempo completo a este apostolado.