Francia: desproporcionada represión contra 'Manif pour tous'

Más de 150 arrestos. Manifestar contra las uniones homosexuales es peligroso. Piden la liberación de Nicolás, el primer estudiante condenado

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1210 hits

La movilización de la sociedad francesa en defensa del matrimonio y la familia  y la aprobación en Francia de la ley de uniones entre personas del mismo sexo ha vuelto al centro del debate público tras la detención arbitraria de manifestantes. Entre ellos figura el arresto del estudiante Nicolas Bernard en una manifestación pacífica el pasado día 16 y la posterior condena a dos meses de cárcel y una multa de 1000 euros. El obispo de Bayona, Marc Aillet ha respaldado públicamente a Nicolás y han iniciado manifestaciones y recolección de firmas como protesta ante tanta violencia y arbitrariedad.  

El joven es uno de los fundadores del movimiento de los Veilleurs, una iniciativa pacífico de jóvenes que organizan encuentros en los que se leen poemas, textos y cantan mientras encienden velas con el fin de "velar" a favor de la familia y del matrimonio. Nicolas es natural de Angers y tiene 23 años, estudiante de Ciencias Política y de Historia en una universidad y de Ingeniería en otra.

El movimiento Manif pour Tous (manifestación en favor de todos) está ha realizado diversas manifestaciones en Francia, una de las cuales con más de un millón de participantes, para declararse contra la lay Taubria, que aprueba las uniones homosexuales y la posibilidad de adopción.

El logotipo que identifica a este movimiento es el de una familia formada por una mujer, un hombre y un niño y una niña. En Manif pour Tous  participan personas laicas y de diversos credos. Hora ha lanzado una alerta exigiendo la inmediata liberación del joven Nicolas, suscrita ya por más de 60.000 personas.

Los arrestos en las últimas semanas en Francia ascienden a 150, pero el joven estudiante será el primero que cumplirá condena en prisión.

La detención tuvo lugar cuando en torno a los Campos Elíseos tras una manifestación pacífica, cuando el grupo numeroso de jóvenes recibió una dura carga policial. Nicolas se refugió en un restaurante cercano hasta que los policías le redujeron con violencia. Se le acusa de resistencia a la autoridad. Los policías, según el juez, acusaron a Nicolas de proporcionarles una identidad imaginaria y le condujeron a comisaría.

El obispo de Bayona, Marc Aillet ha respaldado públicamente a Nicolás. El obispo difundió un comunicado donde recuerda la condena de este joven universitario por manifestarse contra la ley Taubria y comenta " Los cargos parecen surrealistas, y la pena desproporcionada en relación a los hechos.

Se trata, manifiestamente, de una forma política de represión policial y judicial que marca un punto de inflexión en el tratamiento arbitrario contra quienes se oponen al matrimonio y a la adopción por parejas del mismo sexo". Además reconoce que " Aprecio el compromiso del joven Nicolás" y el de quienes, como él, trabajan para defender con determinación y sin violencia el derecho de los niños a crecer con un padre y una madre... Ellos son el orgullo y la esperanza de nuestra sociedad".

Para el fin de semana pasado se convocaron diferentes concentraciones para apoyar al joven y durante estos días en Francia circulan manifiestos para pedir su liberación.