Francia: Los cristianos ante el suicidio de los jóvenes

Segunda causa de muerte entre personas de 15 a 20 años

| 589 hits

PARÍS, 4 febrero 2002 (ZENIT.org).- La Comisión Social de la Conferencia Episcopal de Francia publicó el 31 de enero unas «reflexiones pastorales» sobre la prevención del suicidio de los adolescentes para invitar a los cristianos a «ofrecer respuestas de fe al sufrimiento ligado» a este fenómeno.



El documento recuerda que «con unos mil casos cada año, el suicidio representa en nuestro país la segunda causa de mortalidad entre los jóvenes de 15 a 20 años».

Los obispos subrayan que nos sólo se trata de un problema de salud pública, y piden ir a sus orígenes, reconociendo que «una cierta inquietud es inseparable de la condición humana», particularmente en la adolescencia.

«La responsabilidad de los creyentes consiste en ayudar a los jóvenes a encontrar una actitud espiritual adecuada ante su vida y acompañarles sin ofrecerles falsos consuelos cuando se presenta la angustia, para que aprendan poco a poco a encontrar su sentido», indica el texto episcopal.

El documento, de cuatro páginas, invita a los responsables pastorales a reflexionar sobre las palabras y los ritos de las exequias de una persona que se ha suicidado.

En particular, piden valorar en esas circunstancias «la acogida a los familiares, a sus seres queridos y compañeros». Al mismo tiempo, sugieren en esos casos entrar en contacto con el equipo de apoyo psicológico de las instituciones escolares «para que la expresión religiosa del drama sea lo más apropiada posible».

Explican los prelados que es necesario velar para que «la muerte, que fascina con demasiada frecuencia a los jóvenes», no se convierta en una obsesión en los funerales, recordando siempre el amor personal y único de Dios.

Los obispos recuerdan, sin embargo, que «la Iglesia no deja de reprobar el suicidio, si bien proclama la misericordia infinita de Dios por las personas».