Francisco: Ante el hambre 'un rugido capaz de sacudir al mundo'

Videomensaje del santo padre en apoyo de la campaña de la Caritas Internacional

Roma, (Zenit.org) Redacción | 793 hits

“Delante del escándalo mundial que significa la existencia de aproximadamente mil millones de personas que aún hoy sufren el hambre, no podemos dar vuelta la cara para el otro lado y fingir que esto no exista”.

Lo afirmó el papa Francisco en el video mensaje inicial de la campaña contra el hambre en mundo promovida por la Caritas Internacional con el eslogan “Una sola familia humana - alimento para todos” una iniciativa a la cual indicó “quiero dar todo mi apoyo”.

El Papa añadió: “Invito todas las instituciones del mundo a toda la iglesia y a cada uno de nosotros, como en una sola familia humana a dar voz a todas las personas que sufren silenciosamente el hambre, para que esta voz se vuelva un rugido capaz de sacudir el mundo”.

“Les pido con todo el corazón -reitera el santo padre- que apoyen a nuestra Cáritas, en esta noble campaña para actuar como una sola familia empeñada en asegurarle el alimento a todos”.

Además el papa reitera que “el alimento a disposición en el mundo bastaría para alimentar a todos” y recuerda que “junto a sus 164 organizaciones miembros, la Caritas Internacional está empeñada en 200 países y territorios del mundo, un trabajo que está en el corazón de la misión de la iglesia”.

“Esta campaña -explica el Pontífice- es también una invitación para todos nosotros de manera que seamos más responsables en nuestros usos alimentarios, que muchas veces comportan el descarte de alimentos y un mal uso de los recursos a nuestra disposición. Y también es una exhortación para dejar de pensar que nuestras acciones cotidianas no tengan un impacto en las vidas de quienes, cerca o lejos que estén, sufren el hambre en su propia piel”.

“El papa Francisco subraya además en el video mensaje “la atención de la iglesia hacia todos los que sufren por el escándalo del hambre. Con ellos, indica, “el Señor se identificó cuando decía: 'Tuve hambre y me dieron de comer'”.

“Cuando los apóstoles le dijeron a Jesús que las personas que habían llegado a escuchar sus palabras estaban hambrientas, los incitó a ir a buscar alimentos” y “siendo pobres, estos no encontraron otra cosa que cinco panes y dos peces, pero con la gracia de Dios llegaron a alimentar a una multitud de personas, recogiendo incluso los restos y logrando así a evitar cualquier descarte”.

Y papa añadió que “la parábola de la multiplicación de los panes y los peces nos enseña justamente esto: que si existe voluntad lo que tenemos no termina e incluso sobra y no va ha desechado”.

“Por lo tanto queridos hermanos y hermanas les invito -explica el papa- hacer lugar en nuestro corazón a esta urgencia respetando este derecho dado por Dios a todos de tener acceso a una alimentación adecuada”.

“Compartamos lo que tenemos en caridad cristiana con quién está obligado a enfrentar numerosos obstáculos para satisfacer una necesidad tan primaria y al mismo tiempo hagámonos promotores de una auténtica cooperación con los pobres para que a través de los frutos del trabajo de ellos y del nuestro, puedan vivir una vida digna”.

El Santo padre concluyó invitando a rezar “para que Dios nos dé la gracia de ver un mundo en el cual nadie deba morirse de hambre. Y pidiendo esta gracia les doy mi bendición”.