Francisco: de los graffiti a la revista Rollings Stones pasando por los clicks de Google

La pintada en Borgo Pio dio la vuelta al mundo en tuits, la revista popular cita la canción de Bob Dylan: "Los tiempos están cambiando", y con superficialidad ataca a Benedicto XVI

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1414 hits

Desde que el papa "venido del final del mundo" fue elegido como sucesor de Pedro, hemos visto como sus palabras y sus gestos han ocupado portadas de periódicos y abierto boletines de radio e informativos en televisión. También en la redes sociales se ha convertido en un gran fenómeno.

Ayer, Roma amanecía con un grafiti particular en la calle Borgo Pío, muy cercana a la plaza de San Pedro. Francisco representado como un superhéroe que carga su maletín en el que se puede leer "valores". La "pintada callejera" despertó el entusiasmo en las redes sociales y durante todo el día fue comentado, tuiteado y retuiteado.

Y esta popularidad se transforma en cifras reales. Un estudio realizado por la sociedad 3rdPlace, por cuenta de la red católica de información aleteia.org, presentado ayer en Roma, indica que el papa Francisco es el personaje más buscado mensualmente en Google (1.737.300) y además el más mencionado en la red (más de 49 millones), si se compara con algunos de los líderes más importantes del planeta durante el pasado 2013, como Barack Obama (1,5 millones de búsquedas en Google y 38 millones de menciones) o Vladimir Putin (246 mil búsquedas en Google y 8 millones de menciones).

El informe titulado “La red ama a Papa Francisco”, se realizó entre marzo y noviembre de 2013. Este estudio revela que a nivel global en la clasificación de las búsquedas mensuales en Google el  Santo Padre se coloca en primer lugar (1.737.300 ) e inmediatamente detrás se sitúan Barack Obama (1.500.000) y Ed Snowden (673.000).

Asimismo, analizando los resultados de las “menciones en línea" el papa Francisco alcanza los 49 millones, por delante de Obama con 38 millones; Putin con 8 millones; o Angela Merkel, con 3,8 millones.

Pero si se considera la popularidad en la red en relación con estrellas del mundo del deporte, espectáculo o negocios, la situación varía. En este caso, el Pontífice se situaría en tercer lugar: 49 millones de menciones, por detrás del grupo de música One Direction, con 78 millones; y el cantante Justin Bieber, con 53 millones.

Haciendo un análisis geográfico, de los países donde el Papa es más mencionado, se descubre que en primer lugar están los Estados Unidos (21 por ciento del total de las menciones) y a continuación, Argentina (12 por ciento), España (9 por ciento), México (5 por ciento) y Brasil (3 por ciento).

Y todo esta popularidad lleva a hechos como la última portada de la revista Rolling Stone, dedicada a la música y la cultura popular. La conocida publicación, en los quioscos desde 1967 y se que se vende quincenalmente, llevará en su próximo número al papa Francisco en la portada, acompañado de la frase "Papa Francisco: los tiempos están cambiando”, haciendo referencia al título de la canción de Bob Dylan: “The times they are a-changin”.

En el editorial de la revista en el que explican porqué han elegido al pontífice argentino como portada de este número, el editor Mark Binelli define a Francisco como "un hombre cuya evidente humildad, empatía y, sobre todo, la devoción por los desprendidos económicamente se ha llegado a sentir como alguien perfectamente adaptado a nuestros tiempos".

Es necesario destacar el fuerte contraste sobre la popularidad reconocida en la revista por el Papa Francisco frente a las duras y superficiales críticas que recibe el papa emérito. En dicho artículo, la importante labor que Benedicto XVI hizo en sus años al frente de la Iglesia no es reconocida y es calificado como "un tradicionalista firme que parecía como si usara una camisa a rayas con guantes con cuchillos en los dedos y amenazara adolescentes en sus pesadillas".

Al respecto de este suceso, el padre Federico Lombardi, director de la Sala de Prensa del Vaticano, ha explicado que "el artículo de Rolling Stone es un signo de la atención que la novedad de papa Francisco atrae en los ambientes más diversos. Lamentablemente, el artículo mismo se descalifica cayendo en el habitual error de un periodismo superficial, que para destacar aspectos positivos de papa Francisco cree deber describir de forma negativa el pontificado de papa Benedicto, y lo hace con una tosquedad sorprendente. Lástima. Esta no es la manera de hacer un buen servicio ni siquiera al papa Francisco, que sabe muy bien cuánto la Iglesia debe a su predecesor".