Francisco ha seguido la línea de la "Redemptoris Custos"

Lo precisa el Director del Movimiento Josefino

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1212 hits

Francisco papa, en la homilía de la celebración de la Santa Misa para la inauguración de su pontificado, se inspiró en la figura y la misión de San José, en línea con la Exhortación Apostólica del papa Juan Pablo II, "Redemptoris custos", y desarrollando sobre todo el aspecto de la "custodia".

Aunque los evangelios destacan el papel de San José como esposo y padre, con el fin de asegurar la descendencia davídica de Jesús y por lo tanto el título "Cristo", el mismo atributo evita cualquier protagonismo a José, que se destaca, de hecho, especialmente por su obediencia: "José hizo lo que el ángel del Señor", quien actúa como "guardián del Redentor."

Y es en este modelo que la Iglesia se refleja, reconociéndolo como su "protector".

Protección y cuidado se reclaman continuamente, como el papa Francisco ha "explicado" en su homilía, indicando las características. Estas son ejercidas con discreción, humildad, fidelidad y constancia, en la cotidianidad de la casa y del trabajo. Estamos involucrados, de hecho, en un proyecto que no es el nuestro, sino de Dios.

He aquí la sensibilidad que debemos tener hacia todo lo que le rodea --los otros, la creación, la belleza--, para servir a este proyecto con disponibilidad y preparación.

La vocación cristiana es, precisamente, aquella que custodia todas las criaturas, especialmente las más débiles, con sinceridad, respeto y amor.

La responsabilidad hacia la creación se refiere al diseño de Dios que está inscrito en nosotros. Esta custodia también nos incluye a nosotros mismos, a fin de no "ensuciar" nuestras vidas con sentimientos de odio, de envidia y orgullo.

Cuidar de los demás requiere sobre todo "la bondad y la ternura"; no debemos tener miedo. El "poder" dado por Jesús a Pedro ("Apacienta mis ovejas") es, precisamente, abrir los brazos para preservar la humanidad, especialmente a los más vulnerables.

Debemos cuidar con amor lo que Dios nos ha dado.

P. Tarcisio Giuseppe Stramare, OSJ
Director del Centro de Estudios Josefinos