Francisco nos sorprende y empuja a vivir de modo más coherente y con más alegría"

Entrevista a la religiosa María Luisa Berzosa, presente en la audiencia del papa con escuelas gestionadas por los jesuitas en Italia y en Albania

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 961 hits

María Luisa Berzosa es  religiosa de la Congregación Hijas de Jesús. Nacida en Valladolid,  España. Después de la formación en San Sebastián y Salamanca trabajó en varios colegios de su país y después en Argentina. Actualmente vive en Roma y coordina el Centro Educativo de Fe y Alegría, que proporciona estudios de Bachillerato para inmigrantes de América Latina, y que les permite estudiar mientras trabajan.  La  sede de este Centro está la Universidad Gregoriana y las clases se imparten jueves por la tarde y domingo.

María Luisa fi estuvo presente en la audiencia con el papa Francisco el pasado viernes, cuando se reunió con alumnos, profesores y familiares de centros gestionados por los jesuitas de Italia y Albania.(Leer la noticia aquí) La religiosa, como coordinadora de Fe y Alegría, tuvo incluso la ocasión de saludar personalmente al papa. ZENIT la ha entrevistado y nos ha contado cómo fue la experiencia.

¿Cómo recibieron la noticia de la audiencia con el papa el sábado?

--María Luisa fi: Hace tiempo que estamos en diálogo con la provincia de jesuitas de Italia y vamos haciendo actividades juntos a partir de la presencia en las reuniones de nuestra Directiva  de Vitangelo Denora js,  delegado de Educación en dicha provincia.  Fue él quien comunicó a la Red de Colegios esta audiencia y nos invitaba a los Centros de FyA. Inmediatamente comunicamos esta posibilidad y se despertó gran entusiasmo por participar.

¿Cómo nace Fe y Alegría y cuál es su labor?

--María Luisa fi:  Nace en el año 1955 fundado por un jesuita,  el P. José María Vélaz,  con la intención de ofrecer educación a los niños y adolescentes más necesitados.

Se inicia en un barrio de Caracas,  Venezuela.  Y colaboran con este jesuita un matrimonio que vivía en ese barrio,  era albañil y tenía 8 hijos. Estaba  construyendo su casa pero cede la mitad de la misma para la escuela primera  que lleva su mismo nombre Abraham Reyes,  su esposa es Patricia y con esta generosidad comienza el Movimiento Educativo citado y que hoy se encuentra en 18 países de América Latina,  Chad en África e Italia en Europa.

En este país se comienza en el año 2001 con escuelas en Milán y Roma;  en el año 2005 se inicia en Génova.  El objetivo es ofrecer estudios de Bachillerato a los inmigrantes de América Latina que vienen a Italia y que pueden estudiar mientras trabajan.  Todo es posible por el  Convenio Andrés Bello firmado en Bogotá (Colombia)  en el año 1970 y los  Acuerdos Bilaterales de Ecuador con Italia para la educación.

Este Bachillerato otorga un Diploma  Técnico en Ciencias de Comercio y  Administración, con especialidad en Informática que permite acceder a la Universidad italiana así como a la de los 13 países agrupados en el Convenio antes mencionado.

Fe y Alegría de Ecuador apoyó este programa a través del Instituto Radiofónico (Irfeyal),  quien es responsable de tramitar la documentación para obtener los Títulos del Bachillerato citado.

¿Cuántos y quiénes fueron a la audiencia de este sábado en representación de FyA?

--María Luisa fi: De Génova vinieron 20 personas,  de Milán 30 y de Roma 85;   había alumnos,  profesores con sus familias,  directivos … nuestros compañeros de las otras ciudades viajaron de noche o muy de madrugada,  fue un esfuerzo pero mereció la pena;  nadie se quería perder una oportunidad así.

¿Cómo se desarrolló el encuentro con el papa? ¿Qué impresiones tuvieron?

--María Luisa fi: Mi impresión personal y de mucha gente que me ha enviado sus comentarios,  este encuentro fue una fiesta en un ambiente de mucha alegría y familiaridad.  Antes de la entrada de Francisco en el Aula Paulo VI,  había canciones,  entrevistas,  videos,  presentación de los colegios,  etc.

 Su llegada sin previo aviso,  antes de la hora señalada, aumentó la alegría no exenta de emoción.  Un joven cantaba un rap y tuvo que terminar bruscamente,  el locutor retomó el guión y todos quedamos un poco desconcertados pero el gozo de tener a Francisco entre nosotros era palpable y de nuevo nos sentimos en familia …

El largo y cálido aplauso fue unánime y sonado,  al tiempo que se escuchaba “Francesco, Francesco”.  El sonreía en todo momento y caminaba con agilidad sin dejar de saludar con su mano levantada cruzando el escenario.

¿Qué destacaría del mensaje que les dio el papa el sábado en la audiencia?

--María Luisa fi: Como sabemos,  prefirió dejar el discurso preparado y hacer diálogo espontáneo.  Pero solamente dijo dos cosas al hablar de la educación. Por un lado la magnanimidad: esta virtud del grande y del pequeño, que nos hace siempre mirar hacia el horizonte. Significa tener un gran corazón,  grandes ideales, el deseo de lograr grandes cosas en respuesta a lo que Dios pide de nosotros … Por otro lado, es importante equilibrar  en la educación el riesgo con la seguridad;  ni solamente riesgo ni totalmente seguridad;  un paso en cada cosa …
Después nos ha llegado el texto que no leyó y vemos cuántas importantes y significativas contiene el mismo:  educar para la libertad,  el servicio, no desanimarnos ante las dificultades que presenta el desafío educativo:  educar no es una profesión,  sino una actitud,  una forma de ser,  para educar es necesario salir de sí mismos y estar entre los jóvenes … y a los educadores nos dice:  “denles a los jóvenes esperanza,  optimismo para afrontar su camino en el mundo …pero sobre todo,  den testimonio con su vida de lo que les comunican…” … El Señor siempre está cerca de ustedes,  les levanta de las caídas y les empuja a crecer y a tomar decisiones cada vez más altas” …

¿Qué temas salieron en las preguntas espontáneas?

--María Luisa fi: La verdad es que hubo una variedad grande a partir de las preguntas de los niños,  adolescentes y adultos:  ¿por qué eligió ser Papa? ¿por qué no vive en los apartamentos pontificios? ¿cómo superar las crisis de fe?  ¿conoce Sicilia? ¿tiene amigos? ¿por qué se hizo jesuita?... y muchas otras.

Francisco fue respondiendo a todas las preguntas con su habitual sencillez pero también con profundidad y un vocabulario adaptado a su interlocutor/a pero inteligible para todos,  niños,  jóvenes y adultos;  habló de la importancia de caminar sin preocuparse de las caídas,  solamente hay que levantarse y caminar de nuevo; es difícil seguir a Jesús pero vale la pena,   El siempre nos acompaña;  para un cristiano es obligatorio meterse en política,  no lavarse las manos como Pilatos,  trabajar por el bien común es un deber,  no sirve echar la culpa a otros …

Casi al final,  como un resumen-consejo,  nos dijo:  “no os dejéis robar la esperanza” …

¿Tuvo ocasión de saludar personalmente al Papa Francisco? ¿De qué hablaron?

--María Luisa fi:Sí,  las tres coordinadoras de FyA Italia y nuestro Director Regional,  Marcos Recolon sj,  tuvimos ese privilegio.  Yo le presenté un pergamino-recuerdo de nuestras escuelas y la expliqué cómo y dónde trabajamos;  él ya conocía este Movimiento Educativo desde Argentina  y me comentó la importancia de la educación para los inmigrantes.  También le dí un abrazo en nombre de mi congregación,  familia,  amigos y todos los que formamos FyA.

La sensación de verme frente a Francisco fue de gran naturalidad, como una persona conocida de siempre; yo lo había conocido en Argentina antes de comenzar su carrera episcopal pero siempre en celebraciones o actividades numerosas  donde no había un encuentro personal.  Quizá lo que más impresiona de él es la serenidad, la alegría que contagia,  porque trasmite  la sensación de que no tiene nada más que hacer que estar sin prisa,  muy atento a la persona que tiene delante,  te mira continuamente a los ojos y los besos y abrazos salen solos … parece que la larga fila de saludos no le agobia y cada persona nos sentimos como si fuéramos única.

¿Cuáles cree que pueden ser los frutos de este encuentro para los jóvenes con los que trabajan?

--María Luisa fi : Creo que a jóvenes y adultos nos dejó una gran esperanza;  él habla del evangelio y de los valores y actitudes cristianas de un modo muy directo, claro y profundo;   al mismo tiempo breve y conciso,  sin hacer literatura y esos mensajes llegan al corazón.  Su modo y lenguaje también son inclusivos,  es decir,  nadie nos sentimos fuera del amor del Señor,  de su perdón, compasión y misericordia que Francisco repite de diversas maneras.

A esto que puede parecer tan obvio no estábamos acostumbrados,  y Francisco nos sorprende y empuja,  casi sin quererlo,  a acercarnos más al Señor y  vivir de modo más coherente y sobre todo con más alegría,  está aligerándonos de cargas y esa liberación siempre es positiva.

Ha sido una experiencia muy bonita para FyA como tal –no solamente porque hay una valoración al final del discurso citado-  sino porque nunca hubiéramos imaginado un encuentro semejante y porque “ya” nos sentimos parte afectiva de la Red de Colegios Jesuitas de Italia.  Muchas personas que han formado o forman parte de FyA Italia,  se han sentido “afectadas”  muy positivamente y me están enviando sus ecos …

Damos gracias a Dios por este regalo que está siendo Francisco;  por el encuentro vivido y agradecemos también a Vitangelo Denora sj que nos abrió la puerta para compartir esta experiencia.