Francisco recibe la copa original y los guantes del portero del San Lorenzo

El santo padre les ha regalado una imagen de la Virgen para que la coloquen en el estadio. Viajará a Argentina en el 2016

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 730 hits

La copa de la victoria del San Lorenzo de Almagro, club de fútbol del que el papa Francisco es aficionado, ya está en el Vaticano. Y es la original la que la delegación del equipo ha entregado esta mañana al santo padre. El trofeo se quedará en el Vaticano, junto con los guantes del portero, Sebastián Torrico, con los que paró el tiro que les convirtió en campeones. Por su parte el papa les ha regalado una imagen de la Virgen para que la coloquen en el estadio.

En una rueda de prensa, la delegación - formada por Matías Lammens, presidente del Club Atlético San Lorenzo de Almagro; Marcelo Tinelli, vicepresiente; Bernardo Romeo, manager; Damián Vázquez, secretario y los jugadores Sebastián Torrico y Mauro Cetto - han contado algunos detalles sobre el encuentro de esta mañana.  Un encuentro que se ha tenido que preparar rápidamente ya que la victoria del equipo fue el domingo por la noche, y tres días más tarde ya se encontraban en Roma. Tinelli ha explicado que había una especie de "silenciosa promesa" entre ellos de acudir al Vaticano si ganaban el campeonato para encontrarse "con el hincha y simpatizante más famoso del San Lorenzo en todo el mundo".

Felices, emocionados y agradecidos con el santo padre por el tiempo que han podido compartir con él, así es como todos los miembros de la delegación se han mostrado. Tinelli ha afirmado que fue "la mano de Torrico, la mano del papa y la mano de Dios", la que tapó la pelota que les permitió ganar el título.

La delegación del "Ciclón" estuvo en Santa Marta con su compatriota durante unos 35 minutos, antes de la audiencia general.  Durante ese tiempo han podido charlar con el santo padre y hacerle preguntas sobre su pontificado, recordar historias de la infancia del papa y otros asuntos de índole social. El santo padre bromeando con ellos les ha dicho que estaban "chiflados" por haber venido hasta Roma, pero Lammens afirma que "él se lo merecía". En el tiempo que han pasado con el santo padre le preguntaron cómo ha tenido la fuerza y el coraje de tomar ciertas decisiones importantes en cuanto a la Iglesia, a lo que Francisco respondió "yo solo abrí la puerta, lo demás vino solo". El presidente del club ha contado que también le preguntaron cómo era llevar este cargo tan difícil y el papa respondió "no perdí la paz". Otra de las preguntas que hicieron al pontífice fue sobre una posible visita a Argentina. El santo padre ha confirmado que no será antes del 2016 y que el motivo del viaje será el próximo Congreso Eucarístico en Tucumán.

Por su parte, Tinelli ha querido recordar que el día que Francisco "asumió como papa" ellos jugaban en la cancha de Colón en Santa Fe. Para jugar ese partido pusieron una imagen del papa Francisco y fue "un partido muy extraño". Tuvieron que jugar con 10 jugadores porque expulsaron a uno de ellos. Ese día ganaron el partido gracias a un gol en propia puerta del otro equipo , "fue un milagro, fue increíble haber ganado ese partido y dijimos nos lo ha mandado el papa".

El equipo de fútbol bonaerense San Lorenzo de Almagro  - del que el arzobispo Bergoglio era socio con el carnet 88235N-0 - este año ha ganado el campeonato de liga argentino; un trofeo que no conseguía desde 2007.

Ya desde pequeño Jorge Mario Bergoglio acudía con su padre a la cancha del San Lorenzo y durante su época como arzobispo de Buenos Aires siguió siendo socio e iba a las instalaciones del club para decir misa y confesar a los jugadores. El equipo fue fundado por un salesiano, el padre Lorenzo Massa, que tras ser ordenado fue destinado al conflictivo barrio de Almagro y viendo la afición de muchos jóvenes por el fútbol, decidió reunirles, rescatando también a algunos de ellos de la delincuencia. El apodo “cuervos”, se lo dieron los vecinos del barrio, que exclamaban: “Ahí vienen los cuervos”, aludiendo a la sotana del Padre Massa que los acompañaba en sus entrenamientos.