Francisco: seis meses después. Comentarios del portavoz del Vaticano

Su nombre, el fin del eurocentrismo, el entusiasmo y acercamiento que despierta, la reforma de la Iglesia y la convivencia con Benedicto XVI

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1303 hits

Ya ha pasado medio año desde que el papa Francisco se asomara a la Loggia y saludara por primera vez a los presentes en la plaza de San Pedro, ya no como cardenal Bergoglio sino como como el primer pontífice latinoamericano de la historia. El padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, ha comentado algunos de los aspectos más significativos de este pontificado, en una entrevista a Radio Vaticana.

El nombre Francisco
Como dos grandes novedades ha señalado: el nombre elegido "Francisco" y el final del eurocentrismo de la Iglesia. Sobre "Francisco, está su explicación, dada por el mismo papa: 'pobres, paz, custodia de la creación'. Y ya hemos visto -al menos sobre los pobres y la paz- que verdaderamente son características básicas de este pontificado".

Fin del eurocentrismo
Y a propósito de que sea un papa no europeo, "esto se siente en un sentido más bien positivo de ampliación de los horizontes: lo hemos visto en particular durante la Jornada Mundial de la Juventud" con el papa en su continente de procedencia y hemos aprendido que también su estilo es pastoral, su modo de relacionarse directo con la gente, su lenguaje sencillo...", comenta el padre Lombardi.

Todos los papas han sido 'universales' explica el portavoz vaticano, si bien "la elección de un papa que viene de otro continente efectivamente lleva algo de específico en el estilo, en la perspectiva, y es algo deseado por la Iglesia universal, querido por los cardenales y nosotros lo apreciamos, como un enriquecimiento ulterior del camino de la Iglesia universal". Una tercera característica es la misión: el papa Francisco habla mucho de una Iglesia no autoreferencial, de una Iglesia en misión, de una Iglesia que mira más allá de sí y a todo el mundo.

El acercamiento que despierta
En otra de las respuestas habla sobre el acercamiento que Francisco está despertando incluso entre los más "alejados" de la Iglesia. "El estilo, el lenguaje directo del papa, sus actitudes, también la novedad de su estilo de vida tocan en profundidad y suscitan un gran interés, un gran entusiasmo". Y considera que el motivo de este interés es profundo, "el hecho que el papa insiste muchísimo en un Dios que ama, un Dios de misericordia, un Dios siempre preparado a perdonar, que se dirige a él con humildad", matiza Lombardi.

Las reformas en la estructura de la Iglesia 
Sobre lo que se debe esperar de este pontificado en los próximos meses, el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, recuerda que el papa afrontará también los temas relacionados con el gobierno de la Iglesia, consultando a sus colaboradores, ya sea con los de la Curia Romana como con los cardenales que él ha elegido y que se reunirán en octubre.

Pero, al respecto, aclara que "no quisiera que se sobrevalorase el aspecto de las llamadas reformas de estructura, relativas a las instituciones. Lo que cuenta es el corazón de la reforma perenne de la vida de la Iglesia, y en este sentido el papa Francisco, ciertamente, con el ejemplo, con su espiritualidad, con su actitud de humildad y de proximidad, quiere hacernos cercanos a Jesús, quiere hacernos una Iglesia en camino, cercana a la humanidad de hoy, en particular a la humanidad que sufre  y que más necesita la manifestación del amor de Dios". Y más adelante aclara "dejemos que el Señor nos conduzca. El papa no es uno que piensa que tiene en sus manos el diseño organizativo de la historia. El papa es una persona que escucha al Espíritu del Señor...".

Convivencia con Benedicto XVI
Otro aspecto tratado en la entrevista es la convivencia en el Vaticano del papa Francisco con el papa emérito Benedicto XVI. A lo que Lombardi responde que "procede muy bien, ¡procede perfectamente!" Y es que esta convivencia está siendo exactamente como él lo había dicho, nos había anunciado en ocasión de su dimisión: continuaría estando en camino con la Iglesia, pero más en la forma de la oración, de la ofrenda de la propia vida, de la cercanía espiritual más que con la de la presencia -digamos así - operativa", explica el portavoz Vaticano. Si bien econoce que "también él ha tenido una vez la alegría de poder estar cerca del papa Benedicto y ver su serenidad, su fe, su espiritualidad, su afabilidad extraordinaria que nos ha testificado tanto durante este tiempo de su pontificado y que continua, aunque si ahora en esta forma nueva y más discreta, a caracterizarlo. Yo creo que nosotros sentimos, aunque si no vemos a menudo, sentimos siempre la presencia de su afecto, de su oración, de su sabiduría y de su consejo, que ciertamente está siempre a disposición también de su sucesor, siempre que lo pida".

La función del portavoz del Vaticano
Sobre su trabajo como portavoz, Lombardi comenta que su labor consiste en "un humilde servicio de poner a disposición las informaciones, los textos y las respuestas para comprender bien lo que el papa dice y hace". Y añade que "honestamente, me parece que en estos seis meses de pontificado de papa Francisco el papa ha actuado y hablado en un modo tan intenso, que yo efectivamente - por suerte - he podido estar en la sombra, respecto a aquel que es el protagonista, la voz principal que los fieles quieren escuchar, que es precisamente la del papa".