Francisco visita por sorpresa a los jesuitas en Seúl

Antes de llegar a la nunciatura para descansar, el Papa se ha detenido en la Sogang University para un breve encuentro con los estudiantes

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1511 hits

El intenso programa del santo padre Francisco en Corea aún deja huecos para la improvisación. De forma inesperada, el Papa ha visitado la Sogang University, ateneo fundado por la Compañía de Jesús en Seúl en 1960. Lo ha hecho esta tarde, al volver del encuentro con los jóvenes asiáticos en Daejeon, antes de regresar a la nunciatura para concluir la segunda jornada del viaje.

Entre los presentes, estaba el padre Antonio Spadaro, director de "Civiltà Cattolica" y primer periodista en entrevistar al Papa, que ha contado algunos detalles del encuentro en Radio Vaticana.

Así, ha indicado que el Papa decidió ayer ir a ver a sus hermanos jesuitas, y se lo dijo al padre Spadaro. "Ha sido algo absolutamente nuevo también para ellos, que se han quedado desconcertados, porque no sabían qué preparar ni cómo", ha indicado. Además, "el encuentro ha sido de una sencillez increíble: un sentido de casa, de familia, de normalidad absolutamente grande, potente".

Durante el encuentro, se han presentado uno a uno, primero los novicios y luego los que se ocupan del apostolado espiritual, del apostolado juvenil. "Ha sido una gran fiesta", afirma padre Spadaro en la entrevista.

Asimismo, ha indicado que el Papa ha disfrutado mucho de este clima y después de unas palabras introductorias de saludo, Francisco ha hablado espontáneamente. "Un discurso sencillo y potente, todo centrado en una sola palabra -consolación- que para nosotros jesuitas es una palabra fundamental: la consolación espiritual", ha añadido. El Papa les ha dicho que son "ministros de consolación, que a veces en la Iglesia se experimentan fatigas, a veces heridas, y a veces la gente experimenta heridas también a causa de los ministros de la Iglesia". De nuevo, como ya hizo en la entrevista con Civiltà Cattolica, Francisco ha utilizado la expresión, "hospital de campo".

Por tanto, ha repetido de distintas formas y con acentos muy intensos, muy convencidos, "ser personas de consolación, que dan paz a la gente, que calman las heridas".