Fructífero diálogo entre arquitectos y liturgistas sobre el espacio sacro

XXXVI Jornadas de la Asociación Española de Profesores de Liturgia

| 1607 hits

EL ESCORIAL, miércoles 14 septiembre 2011 (ZENIT.org).- La Asociación Española de Profesores de Liturgia, celebró en El Escorial, sus trigésimo sextas Jornadas reflexionando sobre el tema arquitectura y liturgia, del 30 de agosto al 1 de septiembre.

Es ya tradicional –informa a ZENIT Juan Damián Gandía Barber, de Valencia- que la Asociación se reúna por estas fechas para dedicar espacio y tiempo a reflexionar sobre algún conjunto de temas de liturgia.

Los contenidos de este año son los primeros de una trilogía, que pretende abordar los diversos aspectos en torno al espacio y los objetos necesarios para la celebración, de modo que los próximos encuentros girarán sobre el arte y la música.

Comenzaron las jornadas el martes día 30, con unas palabras marco que dirigió el presidente, de las que cabe resaltar su afirmación de que el espacio sagrado debe ser un lugar informado por la fe que se celebra.

Él mismo presentó al ponente Juan Miguel Ferrer Grenesche, subsecretario de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, que disertó sobre las “Orientaciones teológico litúrgicas del Magisterio actual”, desarrollando tres puntos: la presentación diacrónica de la normativa sobre el espacio litúrgico, el análisis de los contenidos y las posibles líneas de fuerza del futuro Magisterio.

Aurelio García Macias, expuso su ponencia que versaba sobre los “Retos para la arquitectura litúrgica actual”, presentando los principios de la reforma litúrgica y algunas sugerencias teológico-litúrgicas, para finalizar con unas reflexiones dirigidas al arquitecto-litúrgico.

Ramón Navarro Gómez disertó sobre “El sentido de la dedicación y bendición de los espacios litúrgicos”. Partiendo de unas pinceladas históricas, buscó desgranar las razones de la dedicación o bendición de los edificios sagrados.

Durante el segundo día, se dieron unas interesantes intervenciones de algunos de los arquitectos asistentes a estas jornadas, en las que se puso de manifiesto la necesidad de un directorio o, al menos, un elenco de líneas de actuación, que reflejen las necesidades del espacio sagrado que deben diseñar.

Intervinieron Joaquín Arellano, Pamplona; Emilio Velardo, Ciudad Real; Javier y Francisco Rodríguez, Salamanca; Salvador Vila y Jaime Alós, Valencia; Carlos Elías, Sant Feliu-Barcelona; y Ángel García, Madrid.

Durante estas jornadas tuvo lugar un acto de homenaje que la diócesis de Astorga, la comisión episcopal de Liturgia y esta asociación han querido ofrecer a don Bernardo Velado Graña, por su entrega y dedicación a la Sagrada Liturgia, junto con su hermano Hortensio. En el acto se hicieron presentes los obispos de Astorga y León, además del director de los Operarios Diocesanos, familiares y amigos.

De las diferentes intervenciones cabría resaltar la valía intelectual y personal del homenajeado, su humildad y amor a la liturgia; pero sobre todo, su servicio a la renovación litúrgica en España. Cabría subrayar de la intervención de don Bernardo esta afirmación: “Qué honor tan grande ofrecer nuestras palabras a la Oración de la Iglesia”.

Después de la Eucaristía y la comida homenaje, se llevó a cabo la Asamblea de la Asociación, visitando, al final de la tarde, la interesante iglesia de San Pedro Mártir de los Padres Dominicos, diseñada por el arquitecto Miguel Fisac en 1952. Allí se llevó a cabo el rezo de Vísperas. El día finalizó con una tertulia en la que se comentó el edificio visitado y se estableció un fructífero diálogo entre liturgistas y arquitectos.

En el último día, se proyectó un interesante documental sobre la Sagrada Familia de Barcelona, y los asistentes escucharon la ponencia de Isabel Aldanondo Salaverría, acerca del “Régimen jurídico sobre el patrimonio cultural de la Iglesia Católica en España”. Explicó con claridad y precisión jurídica la normativa actual sobre el patrimonio en España y en las distintas comunidades autonómicas; también explicitó esta normativa en casos concretos.

Las Jornadas concluyeron con la celebración de la Eucaristía, la comida y la visita al Valle de los Caídos.