'Fue una jornada espléndida', recuerda Benedicto XVI

Un texto inédito del papa se publica en la edición especial de 'L'Osservatore Romano'

| 2351 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 10 octubre 2012 (ZENIT.org).- “Fue una jornada espléndida el 11 de octubre de 1962, con la entrada solemne de más de dos mil Padres conciliares en la Basílica de San Pedro de Roma, cuando se abrió el Concilio Vaticano II”, así inicia el papa Benedicto XVI su recuerdo de la apertura del evento del que mañana se cumplen los 50 años y en el que participó como joven profesor de teología y luego perito conciliar.

Es un texto inédito que ofrecerá, en una edición especial, el diario vaticano L'Osservatore Romano, coincidiendo con la celebración del cincuentenario. El texto del Papa abre este número especial del diario vaticano, que aparecerá en italiano, inglés y español, con fecha de 11 de octubre en el original alemán y en italiano, y en la página web del mismo L'Osservatore Romano, en siete idiomas (italiano, inglés, español, alemán, francés, portugués y polaco).

Recuerda Benedicto XVI: “En 1931, Pío XI había dedicado este día a la fiesta de la Divina Maternidad de María, en memoria de que mil quinientos años antes, en 431, el concilio de Éfeso había solemnemente reconocido a María tal título, para expresar así la unión indisoluble de Dios y del hombre en Cristo”.

Benedicto XVI, en su recuerdo de aquella jornada inolvidable, alude también a que Juan XXIII había fijado aquél día para confiar aquella magna asamblea “a la bondad materna de María”.

“Fue un momento de extraordinaria expectación”, recuerda el papa. “[…] el cristianismo, que había construido y plasmado el mundo occidental, parecía perder cada vez más su fuerza eficaz”. Recuerda quetoda estas expectativas se resumían en una palabra italiana: “aggiornamento” (puesta al día).

Este texto, escrito por Benedicto XVI, en Castel Gandolfo, el 2 de agosto de 2012, forma parte de un libro editado en alemán, promovido por el Instituto Papa Benedicto XVI de Alemania y el arzobispo Gerhard Ludwig Müller.