Fundaciones financian la planificación familiar (incluido el aborto)

Ford, Rockefeller, Packard, Gates..., entre las más generosas

| 1155 hits

NUEVA YORK, 24 noviembre 2001 (ZENIT.org).- La prensa ha dado la bienvenida a la decisión de la administración Bush de reinstaurar el «Plan de acción de la Ciudad de México», que prohíbe financiar con fondos federales el aborto en el extranjero. Pero se ha prestado mucha menos atención al papel de las fundaciones filantrópicas norteamericanas que financian programas de control de población, que incluyen en ocasiones incluso el aborto.



Las sumas que se mueven en las actividades de este sector privado son considerables. Según un estudio del Life Research Institute, publicado en Human Life Reports en agosto del 2000, las fundaciones destinaron un total de 128 millones y medio de dólares a la planificación familiar. Estos fondos se dividían en 66,2 millones de dólares para programas dentro de Estados Unidos, y 62,3 millones para el extranjero.

Pormenores de las fundaciones
Una de las instituciones que más financian la planificación familiar es la Ford Foundation. Según su informe sobre subvenciones para el año 2000, un total de 88,5 millones de dólares se asignaron al apartado de desarrollo humano y salud reproductiva. Gran parte de este dinero se destinó a grupos conocidos por su promoción del aborto y los anticonceptivos.

Por ejemplo, el Alan Guttmacher Institute, la rama de investigación del Planned Parenthood, recibió una subvención de 1,5 millones de dólares para trabajos sobre salud reproductiva y sexual “adolescente”. El Population Council recibió 5,8 millones de dólares para programas en Egipto que incluían investigación y educación en salud reproductiva.

La Ford Foundation también apoya regularmente a Catholics for a Free Choice (Católicos por el Derecho a Decidir), un grupo que fue duramente criticado, en una declaración de mayo del 2000, por la Conferencia Episcopal de Estados Unidos como “un brazo del lobby abortista en los Estados Unidos y alrededor del mundo”. En 1999, la Ford Foundation dio dinero a filiales del Catholics for a Free Choice en Uruguay, Brasil y México por un total de casi un millón de dólares.

Otra conocida firma, la Rockefeller Foundation, ha destinado grandes sumas a la planificación familiar. Desde 1992 hasta 1998 destinó un total de 75 millones de dólares a grupos de investigación y organizaciones privadas para el desarrollo de anticonceptivos.

La Andrew W. Mellon Foundation es otra de las organizaciones que más financian el control de población. En 1999 destinó 13,3 millones de dólares a este sector, 25,5 millones el año siguiente. La Mellon Foundation respalda desde hace mucho tiempo la planificación familiar.

Según un informe recogido en su página web, comenzado en 1977, el programa de población de la fundación se ha ido expandiendo, con aportaciones anuales que alcanzaban desde los casi 4 millones de dólares anuales en los últimos años de los setenta hasta los siete millones de dólares anuales en los ochenta. Desde 1977 hasta 1988 la fundación ha entregado un total de 74 millones de dólares a programas de control de población, incluyendo los 17,7 millones de dólares entregados al Population Council.

El fundador de la CNN, Ted Turner, hizo mucho ruido en los medios de comunicación cuando anunció su decisión de dar 100 millones de dólares cada año, durante la próxima década, a las Naciones Unidas. El pasado marzo, la fundación de Turner anunció que 100 millones de dólares, el 26% del dinero cedido hasta la fecha, había ido al área de mujer y población.

Turner tiene también una fundación aparte, la Turner Foundation, que regularmente entrega grandes sumas al área de población. En 1999 la National Abortion and Reproductive Rights Action League (NARAL) Foundation recibió casi 3,3 millones de dólares.

El apoyo de las empresas de informática
Muchas de las nuevas fundaciones creadas por millonarios fundadores de empresas relacionadas con la informática son entusiastas sostenedores de la planificación familiar.

Una de ellas es la Packard Foundation. Relativamente recién llegada a este campo, Packard se ha convertido rápidamente en una de las más importantes fuentes de financiación del sector privado. El plan quinquenal de la fundación, comenzado en 1999, se concentra en un número de “países foco”: Etiopía, India, México, Myanmar, Nigeria, Pakistán, Filipinas y Sudán. La fundación también es una decidida sostenedora del aborto.

En 1998 la Packard Foundation concedió un total de 51,7 millones de dólares para programas de población. La cantidad subió a 79 millones de dólares el siguiente año. El año pasado, no menos de 122,7 millones de dólares fueron a parar a 128 proyectos del área de población.

Entre las subvenciones del año pasado se incluyen 2 millones de dólares durante tres años para la Catholics for a Free Choice para sus actividades en Latinoamérica, con más de 655.000 dólares para su filial mexicana. A la NARAL Foundation se le concedieron no menos de 10 millones y la National Abortion Federation recibió 1,2 millones de dólares. El Population Council, responsable de la introducción de la píldora abortiva RU-486 en los Estados Unidos, recibió 3 millones de dólares para “desarrollo tecnológico en medicina reproductiva”. Tres ramas del Planned Parenthood en los Estados Unidos recibieron un total de casi 3 millones de dólares.

Las subvenciones este año siguen la misma tendencia. Según un comunicado de prensa del 22 de octubre de la Packard Foundation, el Programa de Población concedió para el tercer cuarto del 2001 un total de 21 millones de dólares.

DKT International recibió 3 millones de dólares para programas de planificación familiar en Etiopía. NARAL recibió otra subvención multimillonaria, esta vez de 7,5 millones de dólares. Muchas otras organizaciones recibieron cantidades substanciales. Partners in Population and Development, 3 millones de dólares; JSI Research & Training Institute Inc., dos millones. Planned Parenthood’s Alan Guttmacher Institute, un millón.

La fundación que comenzó la otra parte de Hewlett Packard, la Hewlett Foundation, es también uno de los mayores sostenedores del control de población. En 1999, concedió un total de 64 subvenciones en el área de población, con un total de 28,3 millones. Entre las subvenciones de 1999: 1,85 millones de dólares para Planned Parenthood y 1,5 millones para el Guttmacher Institute. El Population Council recibió 3,5 millones.

El pasado año, la fundación aumentó su apoyo a subvenciones sobre población hasta los 32,1 millones de dólares. Muchas filiales extranjeras de la International Planned Parenthood Foundation recibieron un total de 2,2 millones, mientras que las filiales norteamericanas recibían 1,5 millones. Otros 3,7 millones de dólares se concedieron a cierto número de organizaciones para el desarrollo de anticonceptivos.

La organización creada por el fundador de Microsoft, la Bill and Melinda Gates Foundation, es también una gran promotora de la planificación familiar. En 1999, la Planned Parenthood Foundation of America recibió 5 millones de dólares, con otros 4,6 millones que se destinaron a las actividades de la International Planned Parenthood Federation. Una organización mexicana de planificación familiar recibió 2,5 millones, el Guttmacher Institute, dos millones.

Muchas pequeñas fundaciones dedican regularmente uno o dos millones anuales a programas de control de población.

La planificación familiar no es la única actividad de estas fundaciones, que respaldan una amplia gama de causas nobles. Sin embargo, en materias de población, las fundaciones están de acuerdo casi sin reservas con el trasnochado pesimismo de las tesis de la “bomba demográfica”.

Las naciones desarrolladas no tienen necesidad alguna de controles de población. De hecho, su principal problema demográfico es la falta de niños. Los problemas que tienen que soportar las naciones del Tercer Mundo tienen mucho más que ver con la injusta distribución de los recursos que con el crecimiento demográfico.