Gaza: un bombardeo destruye parcialmente la parroquia católica

El párroco, Jorge Hernández, afirma que "esta guerra es absurda y sigue avanzando"

Roma, (Zenit.org) Redacción | 2258 hits

La parroquia católica de Gaza, dedicada a la Sagrada Familia, ha sufrido un bombardeo del ejército israelí esta mañana. Se ha destruido parcialmente la escuela parroquial adyacente, la oficina del párroco y algunos locales utilizados por la parroquia. El párroco, Jorge Hernández, ha informado de los hechos a la Agencia Fides.

El objetivo principal del bombardeo -tal y como explica la nota de Fides- era una casa que se encuentra a pocos metros de la parroquia y que ha sido completamente destruida.
 Ayer por la tarde, "el ejército israelí comenzó a enviar mensajes SMS a los residentes de al-Zeitun -el barrio este de la ciudad de Gaza donde se encuentra la parroquia católica y la ortodoxa- con la orden de abandonar las casas que iban a bombardear".

Muchas personas han huído, pero aquellos que actualmente viven en la iglesia no lo han conseguido. Además del párroco argentino Jorge Hernández, sacerdote del Instituto del Verbo Encarnado, en esta parroquia de Gaza, en estos días viven tres Hermanas de la Madre Teresa, junto con 29 niños discapacitados y 9 mujeres ancianas a su cargo.

"Hemos tenido una noche difícil, pero estamos aquí. Esta guerra es absurda y sigue avanzando. Después de destruir el barrio Shujayeh, ahora se dirigen al de Zeitun. Todo sucede a nuestro alrededor. Los milicianos de Hamas siguen disparando misiles y luego se esconden en los callejones. Y no podemos hacer absolutamente nada. No podemos evacuar, porque con los niños es imposible. Sus familias viven por aquí. Y puede ser más peligroso salir que quedarse aquí. Tratamos de permanecer en los lugares más seguros, siempre en la planta baja", dice el padre Hernández.

Por su parte, el obispo William Shomali, vicario patriarcal del Patriarcado de Jerusalén de los Latinos, dice a Fides que "es una espiral absurda: ambas partes". Y añade: "deben escuchar la voz de la razón, para detener este derramamiento de sangre y comenzar una verdadera negociación con la intención de abordar y resolver los problemas reales. De lo contrario, toda esta violencia continuará repitiéndose cíclicamente, las mismas causas seguirán produciendo los mismos efectos".

Gaza ha sufrido este martes una de las jornadas más sangrientas tras 21 días de ofensiva israelí, con al menos un centenar de palestinos muertos. En total, la cifra de víctimas palestina desde que comenzó esta ofensiva ha llegado a 1.156, entre ellas 245 niños y 97 mujeres. Ayer, día se celebraba el final del Ramadán, Israel sufrió el peor ataque de estas semanas, con cinco soldados muertos. De este modo son ya 53 soldados y tres civiles israelíes fallecidos en este periodo.